Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Foreign Office convoca al embajador español por un incidente en Gibraltar

El Foreign Office ha convocado al embajador español en Londres, Federico Trillo, en señal de protesta por un nuevo incidente con España a causa de Gibraltar. El conflicto tuvo lugar este martes cuando dos barcos españoles navegaban por las aguas que Reino Unido considera suyas y que España no reconoce. La Guardia Civil asegura que solo escoltó a un buque español oceanográfico al que la Royal Navy impedía maniobrar.

El Gobierno británico ha definido lo ocurrido como una "incursión grave" de barcos españoles. Estos serían -según fuente del Peñón- el patrullero de la Armada 'Tarifa' y una patrullera de la Guardia Civil.
Otras fuentes consultadas por Europa Press sitúan también en el lugar del incidente a un buque oceanográfico dependiente del Ministerio de Economía.
"Condeno con firmeza esta incursión provocadora e insto al Gobierno español a garantizar que no se repita", ha señalado el secretario de Estado británico para Europa, David Lidington, tras haber recibido a Trillo en el Foreign Office.
En un comunicado del Ministerio británico de Exteriores, Lidington ha acusado a la patrullera de la Guardia Civil de llevar a cabo "maniobras peligrosas" que presentaron una "preocupación significativa de seguridad".
"Según la Convención del Mar de Naciones Unidas, las aguas en torno a Gibraltar son indiscutiblemente aguas territoriales británicas (...) en las que solo el Reino Unido tiene derecho a ejercer jurisdicción", añade Lidington.
Por ese motivo, agrega, el Gobierno británico se toma "muy en serio" cualquier intento por parte de España de ejercer jurisdicción o control en esas aguas y considera esas "incursiones" una "violación" de su soberanía.
Lidington ha asegurado que el Gobierno británico "seguirá adoptando cualquier medida que considere necesaria para defender la soberanía británica y los intereses de Gibraltar, su gente, su seguridad y economía".
La Guardia Civil asegura que solo auxilió a un buque español oceanográfico
La Guardia Civil ha negado este miércoles la versión de Foreign Office que ha acusado al Instituto Armado de efectuar "maniobras peligrosas" con riesgo para la seguridad y una "incursión provocadora" en sus aguas.
Un portavoz de la Guardia Civil ha desmentido esta versión y ha explicado que una patrullera acudió a escoltar a un buque oceanográfico español llegando a ser rodeados hasta por cuatro embarcaciones, dos de la Royal Navy y dos de la Royal Police.
Según la versión española, a las 20 horas recibieron la llamada del capitán del buque oceanográfico Ángeles Alvariño, dependiente del Ministerio de Economía. Solicitaba la ayuda de la Guardia Civil porque había dos embarcaciones de la Royal Navy que le estaban impidiendo realizar sus maniobras.
Hasta ese lugar se desplazó una patrullera de la Guardia Civil para realizar labores de escolta. Según este portavoz, el buque español abandonó la zona a las 22 horas después de concluir los trabajos que tenía previsto realizar en la zona, pero precisan que tanto la patrullera como el buque oceanográfico llegaron a ser rodeados durante esas dos horas por las cuatro embarcaciones.
El buque del Instituto Español de Oceanografía (IEO) 'Ángeles Alvariño' desarrolla desde hace más de un lustro la campaña STOCA, una investigación de oceanografía física cuyo objetivo es analizar las masas de agua que entran y salen del Oceáno Atlántico y del Mediterráneo respectivamente.
SOBERANÍA DISPUTADA DE LAS AGUAS
Se trata de la cuarta vez que Trillo es convocado por el Reino Unido en señal de protesta por incidentes relacionados con la disputada soberanía de las aguas que rodean Gibraltar.
En base al Tratado de Utrecht de 1713, España no reconoce a Gibraltar más aguas que las del interior del puerto ya que en virtud de ese acuerdo solo entregó a la Corona británica la ciudad y el castillo de Gibraltar, junto a su puerto, defensas y fortaleza.
Reino Unido alega que por la posterior Convención del Mar de Naciones Unidas le corresponderían hasta 12 millas náuticas de mar territorial.