Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sin rastro del pequeño Nicolás

Pasan los días y nadie sabe dónde se esconde. Nadie le ha visto. Francisco Nicolás es una sombra escurridiza que nadie consigue atrapar. Los ingredientes de esta historia son tan misteriosos, la falta de información es tal que se estrecha el círculo sobre sus amistades, especialmente sobre ella, su amiga Isa, su defensora y protagonista involuntaria de esta historia que también parece haberse evaporado. Su familia también la protege. Francisco Nicolás ha pasado de estar en todas partes a desaparecer. Una de las pocas personas que sabe dónde está es este hombre, secretario general del Sindicato Manos Limpias que se ha personado en la causa contra Francisco Nicolás como acusación. Desde el sindicato cuentan que lo que el joven pretente como estrategia de defensa es que ellos se retiren y se tape el caso. Otra forma de defensa es que lo hagan pasar por loco. De hecho, en las las diligencias del caso ya dicen que sufre delirios narcisistas.