Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El desfile de las Fuerzas Armadas conmemora 20 años de misiones internacionales

Presencia histórica
El consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, ha afirmado sentirse "orgulloso" de representar en el desfile militar celebrado en Madrid con motivo de la Fiesta Nacional al "Gobierno vasco y por tanto al conjunto de la sociedad vasca". Ares ha insistido en que su presencia en este desfile -es la primera vez que acude a este acto un representante del Gobierno vasco- es "un acto de normalidad democrática de un gobierno autonómico que surge del Estatuto, un Estatuto que está marcado en la Constitución".
Además, el consejero vaso ha explicado que el Gobierno al que representa ha acudido a este acto para "mostrarle a las Fuerzas Armadas nuestro apoyo y solidaridad por el trabajo que desarrollan, especialmente las labores humanitarias y de paz que realizan en distintas partes del mundo".
Momento más emotivo
El momento más emotivo ha sido el acto de homenaje a los caídos, en el que 38 familiares de víctimas de miliares y guardias civiles fallecidos este año "en acto de servicio" han protagonizado la ofrenda, junto con el Rey, el presidente del Gobierno y los presidentes del Congreso y Senado.
Antes de volver a la tribuna, don Juan Carlos, vestido con su uniforme de capitán general de las Fuerzas Armadas y sin la barba que lucía desde este verano, ha aprovechado para saludar uno a uno a los familiares de las víctimas.
Otra de las novedades del desfile, que este año cambiaba de ubicación y que no contaba con tribunas para el público, ha sido la marcha de las banderas de las organizaciones internacionales bajo las que están desplegadas las tropas, como ONU, UE y OTAN.
Abucheos a Zapatero
Como se ha repetido en años anteriores, la llegada de Zapatero al escenario central ha provocado los primeros gritos de "fuera, fuera" y "Zapatero dimisión" por parte de un sector del público asistente, que ha vuelto a protestar en el momento del homenaje a los caídos y al finalizar el desfile, una hora y media después de comenzar.
De modo distendido y antes de la llegada de los Reyes, Zapatero, en una conversación con la ministra de Defensa, Carme Chacón, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, ha asumido las protestas y ha considerado que ya forman parte del rito.
En las tribunas, el Gobierno en pleno, salvo los ministros de Justicia, Francisco Caamaño, de Fomento, José Blanco, y de Industria, Miguel Sebastián. También han asistido los presidentes del Congreso, José Bono, y del Senado, Javier Rojo, la presidenta del Constitucional, María Emilia Casas, y la cúpula militar al completo, encabezada por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general José Julio Rodríguez, y los directores del Centro Nacional de Inteligencia de la Policía y Guardia Civil, han asistido al acto.
Además, han estado ocho presidentes de comunidades autónomas (Cantabria, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Canarias, Galicia, Aragón y Madrid) y los de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En las tribunas de autoridades han estado los portavoces parlamentarios y responsables de los principales partidos políticos, entre ellos el presidente del PP, Mariano Rajoy, junto a su mujer.
El desfile
Minutos después de las 10:30 horas daba comienzo el desfile y tres paracaidistas de la Patrulla Paracaidista Acrobática del Ejército del Aire se han lanzado desde un avión C-212 sobre la plaza de Lima con la bandera nacional. Se iniciaba así el desfile terrestre con el paso de vehículos Lince, un avión espía no tripulado, la Unidad Militar de Emergencias, la Guardia Civil de Tráfico, vehículos pesados y carros de combate Leopard y Pizarro, junto con Pirañas.
Por el aíre se ha solapado el desfile de aeronaves, en el que han sobrevolado aviones de combate "F-18", "Mirage F-1", "F-5" y "Eurofigther"; "Hércules", "C-295"; de reabastecimiento en vuelo "Boeing 707", y de extinción de incendios "CL-215 T". En perfecta formación también se han exhibido helicópteros "Cougar", "Chinook" y "Tigre".
De nuevo en tierra, han aparecido las banderas de la ONU, la UE y la OTAN, que representaban las organizaciones internacionales bajo las que España despliega sus fuerzas en el exterior. A su paso, toda la tribuna de autoridades y políticos se ha puesto en pie. A continuación han desfilado 36 guiones de unidades desplegadas en el exterior desde 1989, de los que 24 pertenecen a Tierra, 5 a la Armada, 5 a Aire y 2 a la Guardia Civil.
No han faltado a la cita la Legión, que ha marchado con su mascota-carnero al frente y su ritmo específico de 160 pasos por minuto, y los Regulares, a paso lento. Como en otras ocasiones, los mayores aplausos del público se los ha llevado la Legión.
Una vez finalizado el desfile, la mayoría de los invitados se ha desplazado al Palacio Real, donde los Reyes ofrecen una recepción a representantes de diversos ámbitos sociales.