Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fundación de Garzón pide revisar los protocolos para evitar casos como el de la madre que logró la condena de la ONU

La Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIBGAR) ha aplaudido la "histórica" resolución de la ONU que condena a España por falta de diligencia en el sistema de protección de víctimas del maltrato y ha emplazado al Estado a revisar "todos" los protocolos que fallaron y a reforzar su compromiso con la lucha de la violencia de género.
La Fundación ha confiado en que el pronunciamiento de Naciones Unidas sirva no solo para indemnizar a Ángela González, la mujer víctima de violencia de género cuya hija fue asesinada por su padre durante un régimen de visitas hace once años, sino para hacer a los países responsables de la seguridad de todos los afectados para que no se vuelva a repetir.
Recuerda que la ONG Women's Link Worldwide, en representación de la víctima, interpuso en septiembre de 2012 una denuncia frente al Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) que no pretendía otra cosa que "reconocer que se podía haber evitado la muerte de Andrea y que España debe hacer frente a las fisuras que tiene el sistema para proteger a las víctimas".
La organización ha mostrado en un comunicado su apoyo a la actuación de Women's Link Worldwire y en concreto a la abogada Paloma Soria, que cree que los estereotipos han afectado al derecho de la mujer a un proceso judicial imparcial y colocaron a la demandante en una "situación de vulnerabilidad".
Soria, que participó en la inauguración del Curso de Verano sobre prevención de violencia de género organizado este año por FIBGAR en Torres (Jaén), ha afirmado que la resolución recoge que "el interés superior de los niños tiene que prevalecer, y eso quiere decir que los menores tienen derecho a ser oídos".