Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gallardón acaba con los 'jueces estrella' colocando a tres instructores en los casos de la AN y otros macroprocesos

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha propuesto que un tribunal colegiado formado por tres magistrados investigue todos los asuntos de la Audiencia Nacional y los macroprocesos instruidos en el resto de España. Esto supone en la práctica acabar con los 'jueces estrella' que llevan los asuntos más polémicos, como el 'caso Gürtel' o los 'ERE' de Andalucía.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Gallardón ha presentado un anteproyecto de la Ley Orgánica del Poder Judicial con el objetivo de agilizar la Justicia y reducir los tiempos de resolución de los asuntos para acabar con el "principal reproche" que, a su juicio, tienen los ciudadanos hacia la Administración de Justicia.
Gallardón ha abogado por que un tribunal colegiado formado por tres jueces investigue las causas en las que concurran especiales circunstancias apreciadas por los "órganos de gobierno del Poder Judicial" como es el elevado número de personas implicadas, su extraordinario volumen, la duración o la complejidad del tema.
El ministro ha defendido que, para guardar "coherencia" con estos requisitos, todos los asuntos de la Audiencia Nacional deberán ser conocidos por un tribunal colegiado formado por tres magistrados en virtud de la gravedad e importancia de sus casos.
NO HACER VALORACIONES DE ACTUALIDAD
Gallardón ha argumentado que también fortalecerá el amparo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) al permitir que este órgano ordene cesar la conducta que "perturbe" la independencia judicial.
El juez unipersonal que se sienta gravemente inquietado por las "críticas" o influencias recibidas podrá solicitar que ese asunto sea tramitado y resuelto por un órgano judicial colegiado.
Gallardón ha defendido "mantener" que los magistrados no puedan "hacer valoraciones de actualidad sobre asuntos pendientes y resoluciones judiciales". "El juez no debe contaminarse al poder ejercer su función jurisdiccional introduciéndose en un debate ajeno que es competencia de otros poderes del Estado", ha justificado.