Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

García-Escudero pide la reforma del Senado y que sea cauce de colaboración de las CCAA y el Estado

El presidente del Senado, Pío García-Escudero (PP), ha reclamado una vez más la reforma de la Cámara Alta y ha defendido el papel que puede tener para perfeccionar el Estado autonómico, para "la participación activa de las Comunidades Autónomas en la política del Estado, desde esa visión cooperativa, multilateral, solidaria, y leal".
En su discurso tras ser reelegido presidente de la institución, García-Escudero ha pedido también a los senadores diálogo y voluntad de acuerdo en la nueva legislatura, porque los españoles, ha dicho, esperan de los parlamentarios que sepan "garantizar su estabilidad política, su seguridad, su crecimiento económico y del empleo, y un progreso social justo, del que nadie pueda sentirse marginado".
El presidente también se ha comprometido a desarrollar la transparencia del Senado hacia los ciudadanos, la rendición de cuentas en todo lo que afecta al funcionamiento y la gestión del Senado y a la actividad de sus señorías".
García-Escudero ha expresado su agradecimiento por ser de nuevo presidente del Senado, que en esta legislatura tiene una distribución muy distinta de escaños, ha afirmado, y a todos los senadores les ha dicho que están desde hoy comprometidos con el pueblo español al que representan "en su conjunto". "Nos hemos obligado a no anteponer ningún interés parcial al interés supremo de nuestra nación de ciudadanos libres e iguales", ha afirmado.
El presidente les ha reclamado a todos los grupos que se efuercen por "resolver las diferencias" mediante acuerdos en el Parlamento,
"el lugar idóneo para ese esfuerzo hoy prioritario, pues ésta es la sede legítima de la democracia representativa: la única democracia auténtica y real, la única capaz de dar respuesta a las complejas necesidades de un Estado moderno, como es España".
DE NUEVO, LA REFORMA
Como ya es habitual al arranque de las legislaturas, García-Escudero ha apostado por la reforma de la Cámara Alta, que estuvo a punto de producirse hace unos meses. Y ha tenido un reconocimiento para los senadores que lo intentaron, "pero que, vieron frustrados sus buenos propósitos, generalmente por causas ajenas a su voluntad".
"Desde hoy mismo, vuelvo a ponerme a disposición de los Grupos Parlamentarios para seguir trabajando por la reforma de esta Cámara. Y que mi ánimo es el de contribuir, cuanto me sea posible, a articular el consenso imprescindible para que salga adelante con éxito", ha añadido.