Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal apoya a Garzón y pide expulsar del caso a Manos Limpias y Falange

La Fiscalía ha respaldado hoy la petición del juez Baltasar Garzón de que se declaren nulas las resoluciones en las que el magistrado del Tribunal Supremo Luciano Varela pidió a Manos Limpias y Falange que rectificaran sus escritos de acusación y ha solicitado que ambas sean expulsadas de la causa.
En un escrito dirigido a Varela, instructor de la querella contra Garzón por declararse competente para investigar los crímenes del franquismo, el fiscal añade que, una vez efectuada esa declaración de nulidad, los primeros escritos de acusación deberían ser rechazados por no ajustarse a lo que exige la ley, lo que llevaría al archivo de la causa abierta al juez de la Audiencia Nacional.
El Ministerio Público reclama la "nulidad radical y de pleno derecho" del auto dictado por Varela el pasado 20 de abril, en el que ordenaba a Falange Española de las JONS que subsanara los defectos advertidos en su escrito de acusación; y de la providencia notificada al día siguiente, en la que requería con el mismo objetivo al sindicato ultraderechista Manos Limpias.
El abogado de Garzón, Gonzalo Martínez-Fresneda, alegó que esa "segunda oportunidad" dada a las acusaciones provocaba la "indefensión" de su representado, argumento que comparte la Fiscalía, que subraya la "extraordinaria importancia" que en el proceso penal tiene el escrito de acusación.
"Todas las cuestiones vinculadas a los defectos formales y materiales con los que el mismo se formule por las partes acusadoras, en la medida que dificulten o no hagan posible el ejercicio correcto y en toda su amplitud del derecho de defensa por el acusado, son perfectamente generadores de una potencial indefensión", dice el fiscal.
El escrito añade que si bien está previsto que "los actos de las partes que carezcan de los requisitos exigidos por la ley serán subsanables en los casos, condiciones y plazos previstos por las leyes procesales", no existe una sola norma que permita o haga posible "un trámite de devolución del escrito de acusación por defectos formales" y "mucho menos" un plazo para corregirlos.
La Fiscalía ironiza diciendo que los errores en los que incurrían los escritos de Manos Limpias y de Falange eran tan evidentes que "el fino olfato jurídico" de Varela le llevó a detectarlos "sin mayores esfuerzos" y a darles un plazo de veinticuatro horas para corregirlos, que la segunda de estas partes no cumplió, lo que supuso su expulsión de la causa, que ha recurrido.
Para el representante del Ministerio Público, sin embargo, esa actuación del instructor "infringe las normas procesales, creando 'ex novo' y en contra del reo un trámite procesal y un plazo para evacuarlo al margen completamente de las posibilidades que le ofrece la Ley de Enjuiciamiento Criminal, a la que ha de atenerse obligatoriamente".
Según el fiscal, las consecuencias de que un escrito de acusación esté incorrectamente formulado "deben ser otras muy distintas a las concebidas por el instructor (...) ideando trámites y creando plazos que están completamente al margen de las normas procesales".
Es decir, la Fiscalía sostiene que lo que tuvo que hacer Varela fue "denegar la apertura de juicio oral y acordar el sobreseimiento de la causa", ya que sin Manos Limpias ni Falange no habría ninguna parte que acusara a Garzón.