Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Generalitat insiste al Gobierno en celebrar una reunión de la Junta de Seguridad

La portavoz del Govern, Neus Munté, ha insistido este martes en pedir al Gobierno central que se celebre una reunión de la Junta de Seguridad, algo que la Generalitat hace tiempo que reclama y que ahora ve más necesario que nunca tras los atentados de Bruselas.
En la rueda de prensa posterior al Consell Executiu, ha recordado que la Junta no se reúne desde el 3 de marzo de 2009, y ha asegurado que el conseller de Interior, Jordi Jané, ya mandó una carta al Gobierno en febrero de este año pidiendo que se celebrara un encuentro.
Munté ha asegurado que las fuerzas y cuerpos de seguridad que operan en Cataluña ya se coordinan, pero el objetivo de la reunión de la junta debería ser lograr una "máxima y mejor seguridad posible" desde todos los diferentes cuerpos que hay en Cataluña.
La Generalitat asegura que la repuesta del Ministerio de Interior a la carta de Jané es que tiene "dudas jurídicas" de que pueda convocarse esta junta cuando una de las partes, el Gobierno central, está en funciones.
La portavoz del gobierno catalán ha rechazado la tesis del Ministerio de Interior: "Desde el Govern consideramos que en materia de seguridad y de lucha antiterrorista nunca se puede estar en funciones".
REFUERZO EN AEROPUERTOS Y METRO
Sobre las consecuencias del atentado de Bélgica en Cataluña, la consellera ha reiterado que se han reforzado las medidas de seguridad en los aeropuertos catalanes y en el Metro de la capital catalana.
También ha recordado que el nivel de alerta está situado en el punto cuatro sobre cinco, aunque ha precisado que no es ninguna novedad y que este nivel de altera está así fijado desde los atentados de París de noviembre de 2015.