Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Generalitat Valenciana acusa a Hacienda de no anticiparle 450 millones que servirían para pagar a proveedores

La Generalitat Valenciana ha criticado que el Gobierno se ha negado a satisfacer la petición que le realizó el Consell autonómico a principios del mes de junio en la que solicitaba un anticipo de 450 millones con cargo a la liquidación del Presupuesto de 2014.
"Un dinero que corresponde a la Comunitat y que el Ejecutivo mantiene retenido dos años sin abonar después intereses, ya que se paga en julio junto con la citada liquidación", según ha señalado el Consell en un comunicado.
El anticipo solicitado serviría a la Generalitat "para hacer frente a necesidades de Tesorería durante el mes de junio que no son susceptibles de pagar a través de FLA, algo que al mismo tiempo permitiría avanzar en la reducción del periodo medio de pago a proveedores (PMP), además de atender todo tipo de obligaciones con las empresas y el conjunto de los valencianos".
El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, remitió el pasado 3 de junio una carta al Ministerio de Hacienda en la que solicitaba 450 millones en anticipos para hacer frente a pagos adicionales durante el mes de junio, como son la paga extraordinaria de la Administración de la Generalitat, de las universidades y del sector público, así como otros gastos fijos habituales, tales como vencimientos de deuda no FLA, pagos de la Seguridad Social e IRPF, sentencias, tributos, dependencia y otros gastos en servicios fundamentales a los que no se aplica el FLA.
"La llegada de estos fondos es muy necesaria porque, además, los pagos que haríamos nos ayudarían a reducir el PMP, algo sobre lo que el Gobierno central ya nos alertó recientemente en una carta al indicarnos que en la Comunitat habíamos superado el plazo de pago máximo de 60 días y que nos aplicaban unas medias de control; por eso no entendemos la negativa del Ministerio de Hacienda a nuestra petición", ha afirmado Soler.
Según han explicado, en las conversaciones mantenidas, los responsables del Ministerio han trasladado la negativa a atender la petición, ni siquiera "aunque la cifra se reduzca sustancialmente".
"El argumento es la aprobación del FLA, si bien estos recursos son préstamos --que a fecha de hoy todavía no han llegado-- que tendrá que devolver la Generalitat, mientras que los anticipos van referidos a la propia financiación del Consell en 2014 que el Ejecutivo central abonará en julio", han añadido. Una demora que, lamenta el conseller, "lo que hace es castigar a miles de proveedores y empresas valencianas".
Soler ha dicho también que "no tiene sentido que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, nos conmine a reducir el PMP y luego no nos facilite los medios necesarios para hacerlo". "El PMP es una estadística completamente dependiente de los ingresos que el ministro tenga a bien facilitarnos. Si llega dinero, el PMP baja, y si el Gobierno central retiene los fondos, como viene ocurriendo los últimos meses, sube", ha apostillado.
"A MERCED DEL MINISTERIO"
Soler ha señalado que "no sólo estamos a merced de la voluntad del ministro de Hacienda, que es de quien depende que podamos pagar nuestros proveedores, sino que además éste se mueve por criterios completamente partidistas muy alejados de la lealtad institucional".
Así, el conseller ha apuntado que el año pasado, el Gobierno central otorgó al anterior Consell un liquidez de 2.954 millones entre el FLA ordinario y extraordinario --2.438 millones-- y los anticipos de la financiación --516 millones--. Esos anticipos supusieron el 75 por ciento de la liquidación de julio, que el año pasado ascendió a 684 millones, según ha explicado.
Por contra, ese año el Gobierno central "sólo ha proporcionado, a fecha de hoy y pendientes del desembolso del FLA --que todavía no se ha producido--, una liquidez de únicamente 536 millones, referidos solo a los anticipos de la liquidación, y cero euros correspondientes al FLA ordinario y extraordinario, mientras que los anticipos solo suponen el 43 por ciento de la liquidación de este año, que se eleva a 1.245 millones".
Soler ha señalado que estos datos muestran el "doble rasero de Hacienda según el color político de los gobiernos, aun a costa de dañar a las miles de empresas y proveedores valencianos". Previamente a la petición de este anticipo, han indicado que el Gobierno ya rechazó conceder otro de 150 millones para satisfacer el 50 por ciento restante de la paga extra de 2012 de los funcionarios, en las mismas condiciones que se ha abonado a los empleados públicos del Estado.
Recientemente, el Ministerio comunicó que a la Comunitat se le van a aplicar medidas de control porque su elevado periodo medio de pago --en abril se situó en 73 días--; sin embargo, el anterior Consell del PP alcanzó en marzo de 2015 un PMP de 99 días y en abril de 92 días, y no se le aplicó ninguna medida.
Asimismo, han indicado que si se atiende a la liquidez global proporcionada por el Gobierno central, el anterior Consell del PP recibió a 30 de abril de 2015 un total de 2.676 millones --2.048 de FLA y 629,2 de anticipos del sistema--, mientras que en el mismo periodo de 2016 el actual Consell había recibido una liquidez de 411 millones --0 euros del FLA y 411 millones de anticipos de la liquidación--. "Tenemos motivos para poner el grito en el cielo", ha subrayado Soler.