Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Aragón cree "desproporcionada" la suspensión de la apertura oficial del curso académico en Zaragoza

La consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Dolores Serrat, ha opinado que la suspensión de la inauguración oficial del curso universitario 2013-2014 a nivel del Estado, acto que se iba a celebrar este lunes, 23 de septiembre, en la Universidad de Zaragoza, "es una anormalidad en el funcionamiento de las instituciones" y, a su entender, una "medida desproporcionada".
En rueda de prensa, tras presentar las medidas de su Departamento dentro del Plan Impulso, ha manifestado su "tremenda decepción" porque "la Universidad de Zaragoza y Aragón seamos noticia porque ante la coacción y la amenaza" el rector de esta institución académica, Manuel López, ha optado "por suspender la inauguración oficial del curso", algo "triste y lamentable".
La consejera ha puntualizado que el rector "me comunicó la decisión, no me preguntó por la decisión" y le expuso "los mismos motivos que ha hecho públicos", para comentar que ella sabía que había previstos "medios de seguridad en el exterior" del Edificio Paraninfo ante las movilizaciones convocadas, pero no tenía conocimiento de que hubiera a tener lugar algún incidente "dentro del propio lugar donde se iba a celebrar el acto académico".
Asimismo, ha dicho que no ha hablado directamente con el ministro de Educación, José Ignacio Wert, que iba a participar en el acto, al que también estaba previsto que asistiera el Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón.
"No he hablado con el ministro", pero "sí he estado en contacto con el gabinete del ministro y todo el mundo estaba en la situación" de que "es lamentable, decepcionante y triste para la Universidad de Zaragoza y para Aragón y para todo España" esta suspensión "porque traduce una situación de anormalidad".
NADA BUENO
La consejera de Educación ha incidido en que esto "no nos va a reportar nada bueno" y "es una pérdida de oportunidad de mostrarnos a España y a todas las universidades con todo el potencial que tiene la Universidad de Zaragoza".
Serrat también ha estimado que lo ocurrido "nos tiene que llevar a reflexionar, no solo a la comunidad universitaria, sino a toda la sociedad" y se ha preguntado "qué está pasando en nuestro sistema educativo, en nuestra sociedad, que no somos capaces de marcar límites".
En este sentido, ha indicado que "hay derecho a la protesta" y "siempre las he respetado", pero "hay un límite que no se debe pasar, cuando la protesta impide el normal funcionamiento de las instituciones".