Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Canarias se muestra indignado por el "trato colonial" del Estado con las prospecciones

El portavoz del Gobierno de Canarias, Martín Marrero, ha mostrado la indignación del Ejecutivo regional por el "trato colonial" del Estado con las prospecciones en busca de hidrocarburos en aguas cercanas al archipiélago después de que el Gobierno central haya rechazado, por una Declaración de Impacto Ambiental (DEA) negativa, los sondeos en Málaga.
"El Ejecutivo canario quiere mostrar su indignación ante la confirmación de que el PP está impulsando y defendiendo en las islas que se ponga en riesgo la economía, el turismo, cientos de miles de empleos y nuestro medio ambiente mientras evita esos riesgos en Andalucía, Valencia o Baleares", dijo este jueves tras el Consejo de Gobierno.
Aquí, hizo especial hincapié en que el archipiélago está ante un "trato colonial" al opinar que se da un trato a los territorios peninsulares y el "contrario" a la Comunidad Autónoma de Canarias. "Entendemos --señaló-- que alguien debe dar la cara y explicar por qué aquí se defiende lo que en la costa del Mediterráneo se rechaza".
Marrero apuntó que la herramienta que ha utilizado el Estado para frenar los sondeos petrolíferos frente a Málaga y Granada ha sido una DEA negativa, "admitiendo allí" razones que "desoyó" en Canarias.
Por su parte, respecto a la consulta prevista el próximo 23 de noviembre, el portavoz explicó que el Gobierno regional está terminando el último decreto necesario, el que establece la logística de la jornada.