Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Castilla y León confiesa su conmoción ante los efectos del fuego de Castrocontrigo (León)

Dice que urge recuperar la zona para paliar las pérdidas en la comarca y traslada su gratitud a todos los efectivos contraincendios
El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Antonio Silván, ha confesado hoy su conmoción por los efectos devastadores provocados por el incendio de Castrocontrigo (León), el más grave del último decenio en la Comunidad, con más de 10.000 hectáreas afectadas, pero, al tiempo, se ha felicitado por la ausencia de víctimas y heridos y ha aprovechado para ensalzar el trabajo de todos los efectivos que durante los últimos días han combatido las llamas, ya controladas.
Sin olvidar la ineludible obligación de "identificar al culpable de todo este desastre y aplicarle implacablemente la ley", el consejero, a través de un comunicado recogido por Europa Press, advierte de que, cuando aún el fuego permanece activo, es momento ya de balance de las pérdidas, de empezar a diseñar los trabajos de restauración y de avanzar en la búsqueda de paliativos a la pérdida de rentas y de puestos de trabajo.
"Un trabajo íntimamente ligado al monte en una comarca donde la resina, las setas, la caza, la apicultura, la leña y la madera eran el sustento de muchas familias, mantenían un empleo cualificado y joven y constituían la base del aprecio y la íntima relación entre los pueblos y sus montes", apunta Silván con pesar y tras recordar que la comarca de Tabuyo y sus gentes "constituyen un símbolo forestal equiparable a zonas como Urbión o Guadarrama".
Pero, además, el consejero incide en que también es momento de felicitarse por que no haya habido ni un solo muerto, ni un solo herido, ni una sola vivienda asolada por las llamas; "y de felicitar y agradecer, sin límites y sin demora, el impresionante trabajo desarrollado por el más de un millar de personas que se ha jugado la vida luchando contra un enemigo tan dispar" cuyo devastador efecto se ha extendido desde Castrocontrigo hasta Tabuyo del Monte, de Nogarejas a Destriana.
En este sentido, el titular de Fomento, con el conocimiento de haber estado 'in situ' en el escenario de los hechos, confiesa haber quedado impresionado ante la labor desplegada por el operativo de lucha contra incendios forestales, por la" profesionalidad, la valentía, el rigor, el saber hacer y la incondicionalidad con que se han desenvuelto todos sus miembros".
Por ello, ha aprovechado para trasladar su gratitud a peones, brigadas especializadas, capataces forestales, maquinistas, conductores y encargados de autobombas, tripulaciones de helicópteros y aviones, agentes medioambientales, técnicos especialistas en extinción, en protección civil y emergencias, sin olvidar la colaboración de los medios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, de la Unidad Militar de Emergencias, de la Guardia Civil, ayuntamientos y Diputación, de los propios vecinos de los pueblos afectados, de sus alcaldes y pedáneos.
"Todos a una, todos trabajando hasta el límite, superando con mucho lo exigible, de día y de noche, sin mirar el reloj, sin estridencias, con el amparo silencioso e invisible del otro personal, el que desde los centros de mando, bases aéreas o puestos de vigilancia se ocupa de que todo funcione, de tomar decisiones, de canalizar una información veraz y transparente, de asumir responsabilidades y de movilizar los medios", ha subrayado Silván.
"FUEGO CONVECTIVO"
En el presente caso, el consejero ha puesto además el énfasis en que el incendio de Castrocontrigo en nada se ha parecido a otros muchos cuya evolución era más o menos previsible, sino que se ha caracterizado por ser "descomunal e imprevisible", características de lo que se conocen como "fuegos convectivos", aquellos que lanza pavesas a alturas brutales, saltan de foco secundario en foco secundario, engullen, devoran y se convierte en incendio hambriento.
"Su imagen no es la de un monstruo atacable de contornos nítidos, sino la de una criatura terrible e inestable guiada por designios propios, una criatura que crea su propio viento y se alimenta por sí misma. En extensos macizos forestales, con varias poblaciones en el área y cientos de personas trabajando denodadamente en su extinción, estos eventos suelen ser desgraciado sinónimo de trágicas pérdidas, no sólo ecológicas y económicas, sino también de vidas humanas", ha precisado Silván, que vuelve a felicitarse por que ello no haya ocurrido.
"Sé que no servirá para aliviar el desconsuelo ante la catástrofe, pero espero que contribuya a mantener la ilusión por el trabajo bien hecho y a que la sociedad sepa reconocer su esfuerzo. A todos vosotros y de corazón: gracias, muchas gracias", concluye el consejero.