Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno defiende ante el Ejecutivo de Aragón su competencia para autorizar a los enfermeros a dispensar medicamentos

El Consejo de Ministros ha defendido este viernes la competencia del Gobierno para regular la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros, en respuesta a un requerimiento de incompetencia que formuló el Gobierno de Aragón a este Real Decreto.
El Gobierno de Aragón envió un requerimiento contra la mencionada norma alegando que, una vez establecida por la legislación básica la facultad de los enfermeros para el uso, dispensación y prescripción de medicamentos, debe entenderse que la gestión de la formación es competencia de las Comunidades Autónomas, ya que la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano se engloba dentro de la formación continuada.
Sin embargo, el Consejo de Ministros considera que la formación adicional exigida para que los profesionales de enfermería puedan realizar las actividades de indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos no puede tenerse en cuenta como formación continuada, ya que el objetivo de ésta es actualizar y mejorar los conocimientos, habilidades y actitudes de los profesionales ya adquiridos y la competencia para realizar esas actividades no está incluida en los programas formativos de los títulos oficiales.
En consecuencia, sostiene que las competencias de indicación, uso y autorización de medicamentos no pueden encuadrarse dentro de la formación continua, sino que deben considerarse como la acreditación de los profesionales de enfermería para el ejercicio de una nueva competencia profesional.
Y defiende que es el Estado el que debe ejercer su competencia en coordinación general de la sanidad y, más específicamente, para establecer la legislación sobre productos farmacéuticos.
Las comunidades autónomas tienen competencia para establecer los planes de formación que consideren oportunos, para comprobar que las diferentes entidades que prestan un servicio de formación se ajustan a los requisitos establecidos, expedir los diplomas que oficialicen estas enseñanzas y emitir los informes de evaluación que consideren necesarios.
No obstante, el Gobierno de Mariano Rajoy insiste en que la acreditación de los profesionales de enfermería para la indicación, uso y autorización de medicamentos debe ser emitida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.