Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno catalán avisa a Rajoy de que no puede quedarse "de brazos cruzados" ante la movilización

Homs espera que el mundo tome "buena nota" del deseo de Cataluña
El consejero de Presidencia, Francesc Homs, ha advertido este miércoles al Gobierno de Mariano Rajoy de que no puede quedarse "de brazos cruzados" ante la movilización demostrada por ciudadanos catalanes durante los actos de la Diada, como la de la Via Catalana.
"Es un día histórico que se escribirá en los libros de historia. Una vez más, el pueblo catalán no ha fallado", ha sostenido en declaraciones a los medios, tras participar con su familia en la Via Catalana en la plaza Sant Jaume, delante del Palau de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona.
Según Homs, la cadena humana ha sido "masiva" y ha expresado la voluntad de los catalanes de poder decidir sobre el futuro de Cataluña y de disponer de un Estado propio.
Por ello, ha apelado a administrar correctamente este mensaje en la política catalana, con el que se sienten "reforzados", y ha llamado al Gobierno central a actuar ante las manifestaciones, en su opinión, masivas y democráticas secundadas por los catalanes.
"No pueden continuar de brazos cruzados. Ya no pueden decir que es un calentón de verano", ha vuelto a remarcar el también portavoz del Govern, quien ha destacado la persistencia de los catalanes, de la sociedad civil y la política catalana en sus voluntades.
También ha subrayado el mensaje lanzado este al mundo sobre las intenciones de los catalanes y su forma de actuar: "Esperamos que el mundo que se siente profundamente democrático tome buena nota del anhelo, deseo y la forma de hacer de Cataluña".
El consejero Homs ha participado en la cadena en Plaza Sant Jaume, junto a la esposa de Artur Mas, Helena Rakosnik, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, entre otros.