Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El delegado del Gobierno en Galicia dice que un policía de la carga en Santiago está "herido" y critica a AGE, BNG y CIG

Insiste en que no es "de recibo" que partidos y sindicatos "incentiven" actuaciones "incitando a la violencia"
El delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, ha vuelto a criticar este martes a los representantes políticos de AGE y BNG y a los dirigentes de la CIG por participar en una manifestación "ilegal" y que ha finalizado con una carga de la Policía para impedir su acceso a la Plaza del Obradoiro, donde se encontraban los presidentes de los ejecutivos español y alemán, Mariano Rajoy y Angela Merkel, respectivamente.
Preguntado por los periodistas tras un acto en Xinzo de Limia (Ourense), Juárez ha destacado la labor policial en la capital gallega, donde los agentes tuvieron que "defenderse sin llevar siquiera el equipo de protección adecuado". De hecho, ha resaltado que "hay un agente herido" en esa protesta, de la que también salió lesionado el portavoz del BNG en el Ayuntamiento de Santiago, Rubén Cela.
En concreto, el máximo representante del Gobierno en la comunidad ha relatado que los manifestantes intentaron acercarse a la zona donde se encontraban los mandatarios, por lo que la Policía, "en cumplimiento de su labor, se lo impidió". "La Policía hacía su trabajo", se ha reafirmado, en declaraciones a los medios posteriormente en Santiago, donde ha denunciado el "uso de la violencia" por parte de los manifestantes "hacia la Policía".
"Intentaron traspasar el cordón policial por la fuerza y, por lo tanto, la Policía tuvo que defenderse de esa agresión y de esa violencia por parte de los manifestantes", ha proseguido Samuel Juárez, sin dejar de hacer hincapié en que la protesta no cumplía "la formalidad mínima" que establece la legislación en España, la comunicación previa, por lo que se trataba de una concentración "ilegal".
Dicho esto, ha subrayado que "en todos los países democráticos del mundo" las fuerzas del orden "tienen la obligación de garantizar la seguridad" cuando se celebra una reunión "de alto nivel" como la que acogió el lunes Santiago de Compostela entre la canciller alemana y el presidente español.
"NO ES DE RECIBO"
Además, al igual que hizo tras conocerse la carga policial en la Plaza de la Quintana, Juárez ha insistido --en sus declaraciones en Xinzo-- en que "no es de recibo" que formaciones políticas con representación parlamentaria y sindicatos "asentados" hayan "incentivado" actuaciones de este tipo. "Incitando a la violencia, algo totalmente condenable", ha enfatizado.
"Lo mínimo que se les debe exigir es que cumplan las leyes", ha juzgado el delegado, quien ha aprovechado sus comentarios ante la prensa en Santiago para pedir "disculpas" a los ciudadanos por las "molestias" generadas por el dispositivo policial. "Intentamos siempre que sean las mínimas posibles", ha finalizado.