Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno balear se desmarca de la adjudicación del hospital de Son Espases pero se ofrece a colaborar con la Justicia

El Gobierno balear del PP ha querido dejar claro que "no tiene vinculación directa ni con la adjudicación ni con las obras" del centro sanitario de Son Espases que investiga Anticorrupción, pues los hechos se remontan a la legislatura 2003-2007, pero ha reiterado su compromiso de "colaboración máxima" con la Justicia y ha asegurado que no contempla realizar "actuaciones paralelas".
En rueda de prensa, la portavoz del Ejecutivo autonómico, Núria Riera, ha explicado que el Govern "aportará toda la documentación requerida por los órganos judiciales" y mostrará su "total colaboración" para que se investigue "si se ha hecho algo mal" en relación a la adjudicación de las obras de Son Espases a la UTE Dragados-FCC.
Riera ha señalado que el Govern "no tiene vinculación directa ni con la adjudicación ni con las obras" y ha recordado que los cargos que estaban en el poder en dicha legislatura ya han realizado "a nivel particular las manifestaciones oportunas".
La adjudicación de este hospital público están en manos de la Fiscalía Anticorrupción habida cuenta de que la entonces consejera de Sanidad del PP entre 2003 y 2007, Aina Castillo, reveló que su presidente, entonces Jaume Matas, había amañado el concurso de la construcción y explotación del hospital en favor de un empresario.