Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno condena el vertido de frutas por parte de agricultores franceses ante el Consulado en Perpiñán

El Gobierno ha condenado el vertido de frutas llevado a cabo por un grupo de agricultores franceses ante el Consulado General de España en Perpiñán este miércoles, un hecho que, según el Ejecutivo, "constituye un acto inaceptable de presión y una amenaza" al libre ejercicio de las funciones consulares de acuerdo con el Convenio de Viena de Relaciones Consulares de 1963.
En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha expresado su confianza en que las autoridades francesas identifiquen con celeridad a los responsables de dicho vertido y tomen las medidas oportunas para evitar que este tipo de actuaciones se repitan en el futuro.
España ha trasladado oficialmente su protesta a las autoridades francesas, a las que ha instado a que adopten todas las medidas oportunas para garantizar el ejercicio de las funciones consulares y el fin de este tipo de protestas que, según ha recalcado, "son del todo inaceptables".