Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno cántabro cree que "con o sin ley" la práctica del fracking será "casi imposible" en esta región

El consejero de Medio Ambiente, Urbanismo y Desarrollo Rural del Gobierno de Cantabria, Javier Fernández, ha asegurado que, "con o sin ley" autonómica, la práctica del fracking será "muy difícil" o "casi imposible" por la "exigente" legislación urbanística y medioambiental que posee la comunidad.
En una rueda de prensa, Fernández ha realizado esta afirmación tras conocer que el Consejo de Ministros ha aprobado la interposición del recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Cantabria que regula la prohibición de fractura hidráulica (fracking) como técnica de investigación y extracción de gas no convencional.
El consejero ha insistido en que el Ejecutivo tiene "argumentos suficientes" para asegurar que el fracking es "inviable" en la región y que comienzan por el hecho de que la fractura hidráulica sólo se puede llevar a cabo en suelos de especial protección minera que en Cantabria sólo supone el 5% del territorio y, además, ya está ocupado en su totalidad por diferentes actividades.
Por tanto, las empresas que quisieran realizar fractura hidráulica en el suelo de Cantabria tendrían que lograr cambios en la calificación del suelo, una decisión que está en manos de los ayuntamientos a quienes este método de extracción de gas no convencional tiene "radicalmente en frente", al igual que al Ejecutivo y a la sociedad cántabra.
No obstante, el Gobierno regional "ha declarado la guerra al fracking" y, aunque considera que su legislación es lo suficientemente "exigente" como para que ningún proyecto de fracking sea "compatible" con ella, promoverá nuevas normas para "endurecer" las legislaciones medioambiental, urbanísticas y sanitarias de su competencia para dejar "muy claro" a las empresas energética que "no queremos fracking en Cantabria".