Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno avisa de las consecuencias de comprar urnas con dinero "de todos los catalanes" para un referéndum "ilegal"

Méndez de Vigo ve en la "purga" de Puigdemont un "sálvese quién pueda" y le llama a dialogar "dentro de la ley"
El Gobierno de Mariano Rajoy ha advertido este viernes de las consecuencias de comprar urnas para hacer un referéndum el 1 de octubre, ya que, según ha dicho, sería un acto preparatorio de un "acto ilegal" que está prohibido por el Tribunal Constitucional y que además se haría con dinero de "todos los catalanes". Es más, considera que se podría estar vulnerando la Ley de Contratos si se hace sin concurso público.
Así lo ha asegurado el portavoz del Gobierno y ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, después de que el Ejecutivo catalán haya anunciado que la compra de urnas la asumirán la próxima semana el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva.
Las competencias para tomar esa decisión corresponden a la Consejería de Gobernación dirigida por Meritxel Borrás --sobre la que pesa una querella por la licitación de un concurso para homologar urnas-- y Junqueras y Romeva solicitarán que se les ceda esa competencia, según se avanzó esta misma semana desde la Generalitat.
SE VULNERARÍA LA LEY DE CONTRATOS
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Méndez de Vigo ha recordado que hubo una oferta pública para comprar las urnas, dado que la Ley de Contratos "obliga a hacer ofertas públicas", que "quedó desierta". "Si ahora hipotéticamente compran las urnas, vulnerarán la ley de contratos, en primer lugar", ha recalcado.
En segundo lugar, ha señalado que "comprar las urnas es un acto preparatorio de un acto ilegal", y ha recordado que el Tribunal Constitucional ya habla en su sentencia de febrero de que no se pueden hacer esos actos preparatorios de un referéndum de independencia. Y en tercer lugar, ha indicado que el Gobierno catalán "no puede emplear dinero público" para esa compra porque "el dinero de todos los catalanes no va a servir para preparar y realizar un acto secesionista".
Por tanto, Méndez de Vigo ha pedido que "lo tengan claro" para que después no puedan declarar que "no estaban enterados" o "suficientemente informados". "Creo que situación es clara y una vez más les pedimos que no cometan actos ilegales. El respeto a la ley es fundamental en nuestras sociedades y nadie en Europa entiende que se vulnere la ley", ha resaltado, para hacer una nueva llamada al diálogo y al entendimiento pero "dentro de la ley".
Al ser preguntado si es posible emprender alguna medida legal ante el acto de presentación de la llamada ley del referéndum que se realizó en el Teatro Nacional de Cataluña -al que la Guardia Civil ya ha acudido para requerir datos y documentación--, el ministro ha insistido en que, tal y como ha dicho el TC, "los actos preparatorios también son ilegales".
"Ni un solo euro de los catalanes, de todos los catalanes, servirá para pagar una tentativa de unos pocos catalanes, que son los secesionistas. Por eso, las instituciones están viendo a ver quién sufraga estos actos", ha manifestado, para añadir que el Gobierno desconoce cuál será el resultado de la investigación abierta por la Guardia Civil.
UNA "PURGA" EN EL GOBIERNO CATALÁN
Ante la crisis de gobierno que ha realizado el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para encarar el referéndum del 1 de octubre sin fisuras entre sus consejeros, Méndez de Vigo ha dicho que supone un "agravamiento dentro del Gobierno de la Generalitat" y lo que se ha producido es "una purga" y un "sálvese quien pueda".
A su juicio, el Gobierno catalán pone "presión" sobre los funcionarios, los alcaldes, los medios de comunicación y eso no va en la "buena dirección". En cualquier caso, ha asegurado que el Gobierno tiene "paciencia" porque tiene que "velar por todos los catalanes". "Por lo tanto, nosotros haremos acopio de paciencia, abiertos siempre a ese diálogo, pero siendo firmes y claros en que no habrá referéndum ilegal porque es una vulneración del Estado de Derecho", ha enfatizado.
En cuanto a si cree que esa remodelación que ha realizado en su equipo Puigdemont cierra la puerta al diálogo con el Gobierno de Mariano Rajoy, ha señalado que la voluntad de diálogo por parte del Gobierno "sigue abierta" pero "lo que ocurre es que los secesionistas no quieren dialogar sino celebrar sí o sí un referéndum ilegal".
UN REFERÉNDUM SIN CENSO Y SIN PRESUPUESTO
Méndez de Vigo ha afirmado que la inmensa mayoría de los catalanes no quiere "conflicto" sino la "convivencia" y se está dando cuenta de que la actitud del Gobierno de Puigdemont es "contra Cataluña". Por eso ha hecho un llamamiento a "la sensatez" para que "no se dén más pasos" en la hoja de ruta soberanista porque esa "huida hacia adelante no conduce a nada".
"Es un referéndum ilegal sin apoyo internacional de ningún tipo, un referéndum sin urnas, un referéndum sin censo, sin presupuesto. Esa es la realidad hoy", ha manifestado el ministro portavoz, para reiterar esa apelación a la "sensatez"porque el Gobierno de España está "dispuesto a hablar dentro de la ley".
En cuanto a si esa remodelación aleja más el diálogo y el cumplimiento de las resoluciones judiciales por los tribunales, Méndez de Vigo ha señalado que el anterior ya no respetaba esa resoluciones ni a sus propios órganos, como el Consejo de Garantías Estatutarias. "Me parece que el respeto a la legalidad no ha sido la característica del Gobierno anterior", ha dicho.
Dicho esto, ha subrayado que la fuerza democrática es el cumplimiento del Estado de Derecho. "Tenemos que ser esclavos de las leyes para poder ser libres, decía el clásico Cicerón, Y así es. Y dentro de ese respeto a las leyes seguimos ofreciendo ese diálogo y esa mano tendida sin fecha de caducidad", ha aseverado.