Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno ha ejecutado un 29% de las medidas propuestas por la CORA, lo que supone un ahorro de más de 9.500 millones

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha informado este viernes de que el Gobierno ya ha ejecutado un 29% de las medidas propuestas por la Comisión para la reforma de las Administraciones Públicas (CORA), lo que ha supuesto un ahorro acumulado hasta la fecha de más de 9.500 millones de euros para el total de las administraciones.
Así lo ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha dado cuenta del último informe trimestral de seguimiento de la ejecución del informe elaborado por la CORA, comisión creada en octubre de 2012 para mejorar la eficiencia de las Administraciones Públicas.
Según la portavoz del Ejecutivo, de las 221 integradas en el informe de la CORA, que "crece día a día", 63 ya están ejecutadas al 100%, completamente finalizadas , lo que supone un 29% de cumplimiento. Asimismo, ha informado de que 74 están en fase avanzada de ejecución, 77 en fase media, y "sólo 7 en fase inicial".
MEJORA DE LA REGULACIÓN
Asimismo, Sáenz de Santamaría ha explicado que en el nuevo informe incorpora algunas de las cuestiones planteadas recientemente por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y que el Gobierno tiene intención de poner en marcha, como por ejemplo, la creación de "una nueva sistemática de elaboración, aprobación y revisión de leyes y normas".
El objetivo, según ha detallado, es incorporar al sistema español "lo que los sajones llaman 'better regulation', es decir, la mejora de la regulación". "Se trata de hacer una nueva fórmula de elaborar de leyes y otro tipo de normas para que sean más congruentes con la realidad y las necesidades sociales que se pretenden regular y que las normas sean de más calidad y que eviten la creación de nuevas trabas administrativas", ha apostillado.