Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno abre un expediente por la carga policial del Cabanyal

Así lo ha anunciado hoy la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, en la que ha lamentado "profundamente" los "episodios de violencia" vividos ayer en el Cabanyal.

Tras reclamar "calma y serenidad" a los vecinos del barrio valenciano, Fernández de la Vega ha asegurado que este tipo de expedientes se inician "siempre" que se registran incidentes de este tipo.

"Somos muy conscientes de la tensión que están viviendo los vecinos de este barrio, pero creo que debemos mantener la calma y la serenidad", ha reiterado la vicepresidenta del Gobierno, que ha expresado su deseo de que la decisión que adopte la Justicia sobre el futuro del barrio "sea respetada" por todos los poderes públicos.
Protestas
Cerca de 1.000 personas se han manifestado contra la carga y han acabado pidiendo la dimisión del delegado de Gobierno, Ricardo Peralta, y de la alcaldesa Rita Barberá.
La manifestación era en principio una concentración frente a la Delegación de Gobierno con cerca de 150 personas, pero posteriormente se ha ido incorporando gente y se ha iniciado una marcha por las calles de Valencia.
Al grito de "Rita, Rita, Rita, no nos tires la casita", la marcha ha finalizado en la plaza del Ayuntamiento.
Carta
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha enviado este viernes una carta a la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en la que habla de la "violencia con la que actúa" la Plataforma Salvem El Cabanyal.
La agrupación ciudadana se opone a la ejecución del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) de este barrio. En la misiva, Barberá reclama también a la vicepresidenta que ni ella, ni el ejecutivo central respalden a esta plataforma.