Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno insiste que, en funciones, no le puede controlar el Parlamento: sería como llamar ahora a Zapatero

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha insistido en que el Parlamento actual no puede controlar al Ejecutivo elegido en la pasada legislatura y ha asegurado que sería como pedir la comparecencia del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero para que explicara decisiones de aquel gobierno.
"Estamos en funciones para no tomar decisiones políticas y estamos en funciones para no someternos políticamente", ha dicho Santamaría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, preguntada por la exigencia de varios grupos del Congreso de que el presidente, Mariano Rajoy, acuda a la Cámara para debatir sobre la política de refugiados europea, a propósito del próximo Consejo Europeo del jueves y viernes.
La vicepresidenta ha subrayado que ningún gobierno en funciones se ha sometido al Congreso ni al Senado, pero ha recurrido a precedentes más próximos, como el Parlamento andaluz tras las elecciones autonómicas del año pasado. Durante el largo proceso de negociación que desembocó en la elección de la socialista Susana Díaz como presidenta, el legislativo autonómico dejó claro que no cabía control parlamentario a la Junta anterior.
"Es evidente que dicha labor carece de sentido frente a un gobierno que se limita a la gestión ordinaria de asuntos", ha leído Santamaría de un informe elaborado por ese Parlamento autonómico.
Algo similar ha ocurrido hace poco también en Cataluña, ha continuado, donde se llegó al límite del plazo para elegir presidente tras las autonómicas de septiembre y en todo ese tiempo, el Parlament no controló a la Generalitat.
Y aún ha aportado un tercer argumento a su favor: el Congreso ha dejado claro que acepta proposiciones de ley y no de ley de los grupos porque van dirigidas al futuro gobierno, al que se tiene que constituir tras las elecciones del 20D. "En esta vida hay que ser coherentes", les ha dicho a los grupos parlamentarios del Congreso. "No se puede soplar y sorber al mismo tiempo", ha añadido.