Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno garantiza que no ha exportado material de defensa a Malí durante la guerra

El Gobierno garantiza que desde que comenzó la guerra en Malí a mediados de 2012 España no ha autorizado ninguna operación de exportación de material de defensa a ese país. Es más, asegura que no ha enviado material de este tipo a Malí desde 1998.
Así lo indica el Gobierno en una respuesta parlamentaria a una pregunta escrita de la diputada de ICV Laia Ortiz. "El Gobierno español no tiene intención de dar prioridad al comercio de armamento y material de doble uso sobre los Derechos Humanos allí donde mantiene intereses económicos y comerciales", afirma.
Según explica el Ejecutivo, "la única licencia solicitada en todo este tiempo consistió en una exportación temporal para demostración de un avión de transporte", si bien aclara que esta licencia "fue desistida en diciembre de 2011 por la propia empresa exportadora".
Por otro lado, el Gobierno especifica que en el primer semestre del año pasado "sólo se materializó una exportación de cartuchos de caza, bolas de plomo y perdigones con cargo a una licencia aprobada el 19 de diciembre de 2011".
ENVÍOS ANTES DE LA OFENSIVA REBELDE
Sin embargo, recalca, estos envíos se realizaron "antes del recrudecimiento de la ofensiva rebelde y antes de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara a principios de 2012 una resolución en la que se exhorta a los Estados miembros a que "consideren y adopten medidas para prevenir la proliferación de todas las armas y materiales conexos de todo tipo en la región del Sahel".
Además, el Ejecutivo subraya en su respuesta parlamentaria que el 24 de septiembre de 2012 fueron revocadas dos licencias a Malí de cartuchos de caza, vainas, bolas de plomo y perdigones "como consecuencia de la situación de inestabilidad interna en el país de destino y la ofensiva rebelde".
No obstante, deja claro que, a pesar de todo, este tipo de productos "no se utilizan en conflictos internos en el África subsahariana por la escasa capacidad letal que tienen".