Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un nuevo Gobierno checo pone fin a quince meses de Ejecutivo tecnócrata

El presidente checo, Vaclav Klaus (2-i), y el nuevo primer ministro, Petr Necas (2-d), posan para una foto de familia del nuevo Gobierno en el Castillo de Praga (R.Checa), hoy, martes, 13 de julio de 2010. EFEtelecinco.es
La República Checa cuenta desde hoy con un Gobierno político, tras quince meses de administración interina por parte de un Ejecutivo de tecnócratas independientes, liderado por el estadístico Jan Fischer.
El presidente Vaclav Klaus nombró hoy en el Castillo de Praga a los ministros del Gobierno tripartito de centroderecha, a cuya cabeza se encuentra el conservador Petr Necas.
Este Gobierno nace bajo el lema de la lucha contra la corrupción, la detención del proceso de endeudamiento y la disminución del aparato estatal.
La toma de posesión del equipo de Necas se produce tras 43 días de negociaciones de las tres formaciones de centroderecha que entraron en el Parlamento en los pasados comicios de mayo: el conservador Partido Democrático Ciudadano (ODS), el conservador liberal TOP 09, y la formación de protesta "Veci Verejne" (Cosa Pública).
El ODS tiene seis representantes en la Academia de Straka, sede del Gobierno, mientras que el TOP 09 dispone de cinco, y Cosa Pública de cuatro.
Esta coalición gubernamental tiene un respaldo de 118 legisladores en la Cámara baja, sobre un total de 200 escaños.
La diplomacia del país centroeuropeo vuelve a manos del experimentado aristócrata Karel Schwarzenberg, jefe del TOP 09, mientras que la cartera de Interior recae en el periodista y líder de Cosa Pública, Radek John.
Los checos pasaron hoy página de uno de los capítulo más controvertidos de su historia política reciente.
En marzo de 2009, durante la presidencia checa de turno de la Unión Europea (UE), cayó en una moción de censura el Gobierno del conservador Mirek Topolanek, sin que hubiera una solución de reemplazo, lo que llevó a la creación de un Ejecutivo tecnócrata.
Este episodio ha llevado a los políticos de la coalición a iniciar un cambio en la Constitución, que introduzca mecanismos que eviten un vacío de poder.