Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno dará un "no rotundo" si Ibarretxe vuelve con su plan

Cuando faltan 11 días para el encuentro en el Palacio de la Moncloa, que tanto ansía Ibarretxe, el Gobierno Vasco ha hecho público el documento que el Lehendakari ha remitido a José Luis Rodríguez Zapatero. Un documento que recoge en 4 puntos los planteamientos que el PNV, el Partido Socialista de Euskadi y Batasuna abordaron en sus reuniones de Loyola, celebradas en plena tregua de ETA.
En aquellos encuentros, recuerda insistentemente el PSOE, no se llegó a ningún acuerdo, no se firmó un solo papel. Ése es el hecho al que se agarran los socialistas para decir que la propuesta de Ibarretxe es un "disparate", y así se lo trasladará Zapatero al Lehendakari el 20 de mayo.
Pacto sobre la decisión de los vascos
Ibarretxe propone al jefe del Ejecutivo un compromiso para "defender que las decisiones que sobre su futuro político adopte libre y democráticamente la ciudadanía vasca serán respetadas por las instituciones del Estado" y asegura, seguidamente, que "esas decisiones se adoptarán en ausencia de violencia".
El Lehendakari sigue sin renunciar a la independencia cuando plantea que se "garantizará que todos los proyectos políticos pueden ser no sólo defendidos (...) sino que además puedan ser materializados si ése es el deseo mayoritario de la ciudadanía vasca".
El último punto también discutido en el Santuario de Loyola apunta a Navarra. El presidente del Gobierno Vasco pide que se promueva la creación de un Órgano Institucional común para el País Vasco y Navarra.
Ibarretxe irá a la Moncloa con su sempiterna intención de conseguir que la sociedad vasca pueda ejercer el derecho a decidir libremente su futuro. Zapatero le responderá lo mismo de siempre: el acuerdo debe conseguirse primero entre los partidos vascos.