Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno gallego admite que la solicitud de Xero "no alcanzó la prioridad suficiente para ser objeto de ayuda"

El Gobierno ha admitido que la solicitud de la empresa Xero, que preveía instalar una planta de vehículos eléctricos en la provincia de Orense, "no alcanzó la prioridad suficiente para ser objeto de ayuda".
De ello ha dado cuenta el senador socialista por Orense, Miguel Fidalgo, quien ha recibido esta respuesta por escrito del Gobierno tras interesarse por la situación de la "supuesta fábrica" que "el propio Feijóo prometió ya hace más de un año".
"Feijóo vino a Orense a asegurar 1.030 puestos de trabajo", ha remarcado, a través de un comunicado de prensa, en el que ha censurado la "tomadura de pelo" del presidente a la vista de "la supuesta situación de la fábrica y el descaro con el que anunciaban trabajos".
Igualmente, ha criticado que el entonces presidente de la Diputación, José Luis Baltar, aseguró que se ubicaría en Melón y que, "cuando se vio que ni siquiera estaba prevista la urbanización de su polígono, eligió Vilamarín".
"Los diferentes candidatos del PP a las elecciones municipales anunciaron que la fábrica se construiría en sus respectivos ayuntamientos, incluido el de Barbadás, que no dudó en colocar un stand en la calle para recoger currículos en plena campaña", ha reprobado Fidalgo.