Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno confirma que pedirá la suspensión de la consulta y "quiere creer" que Mas respetará la legalidad

Recuerda que cuando el TC admite a trámite un recursos del Gobierno contra la resolución de una CCAA, la suspensión es automática
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha confirmado que el Gobierno recurrirá "paralelamente" ante el Tribunal Constitucional la ley de consultas catalana y la consulta soberanista, en el caso de que la Generalitat la convoque antes de la posible admisión del recursos del Ejecutivo y la consecuente suspensión de la norma.
"Si se aprueba la ley y la ley se suspende antes de su aplicación, la ley está suspendida. Si antes de que se suspenda la aplicación de la ley, se adoptan actos en su ejecución, se recurrirán paralelamente o conjuntamente", ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que, no obstante, ha manifestado que quiere "creer" que el presidente catalán, Artur Mas, "respetará la legalidad como ha dicho muchas veces".
Así, Sáenz de Santamaría ha reiterado que el Gobierno va a "hacer cumplir la Constitución y las leyes" y que para ello hará uso de los mecanismos que éstas ofrecen "cuando una disposición, una resolución o un acto de una Comunidad Autónoma vulnera" la Carta Magna.
SUSPENSIÓN AUTOMÁTICA
Asimismo, ha recordado que es la propia Constitución la que establece que "cuando el Gobierno impugna una disposición o una resolución de una Comunidad Autónoma y pide la suspensión, una vez que se admite a trámite se suspende automáticamente". "Esto no es nuevo, es algo que señala nuestra Constitución y se ha aplicado en innumerables ocasiones", ha remachado.
En este sentido, ha matizado que en el caso de que la Generalitat convoque el referéndum soberanista "inmediatamente después" de aprobar la ley de consultas, antes de que el recurso del Gobierno sea admitido a trámite y por lo tanto suspendida, el Gobierno recurrirá "ambas cuestiones". "Pero si entre tanto hay una suspensión, es que el segundo acto ya no puede dictarse", ha argumentado.
Preguntada sobre la posibilidad de que, a pesar de la suspensión, decidan finalmente sacar las urnas la calle el próximo 9 de noviembre, tal y como ha defendido ERC, Sáenz de Santamaría ha pedido "no adelantar acontecimientos". "Espero y quiero creer a Mas cuando dice, que lo ha dicho muchas veces, que respetará la legalidad", ha asegurado.
"Recuerdo a todos los dirigentes que los que lo son precisamente al amparo de la legalidad. Todos los que han hablado están en sus puestos por cumplimiento de la Constitución y su desarrollo que son los estatutos de autonomía. La legalidad es la que les ampara a ellos para decir esto, pero a todos los demás para que se respete la legalidad vigente", ha apostillado.
AVAL DE "BUENA PARTE" DEL CONSEJO DE GARANTÍAS
En este sentido, la vicepresidenta ha aprovechado para volver a hacer un llamamiento a la "reflexión a los responsables de la Generalitat y del Parlamento catalán", sobre todo teniendo en cuenta el dictamen emitido por el Consejo de Garantías Estatutarias sobre la consulta, que avaló la ley de consultas pero con el voto particular de cuatro de sus nueve miembros.
"Se ha puesto de manifiesto que lo que señala el Gobierno se ha recogido por buena parte de quienes tienen el cometido de asesorar al Parlamento de Cataluña. Es un elemento que deberían tener todos en cuenta", ha manifestado.
En esta línea, la portavoz del Gobierno ha defendido que "lo serio es respetar la Constitución y las leyes" y que "el resto es lo menos serio que puede hacer un dirigente político". "Así es como funciona el Estado de Derecho y la democracia. Fuera de la Constitución y legalidad ya no estamos hablando de democracia", ha sentenciado.