Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno tecnócrata de Jan Fischer es refrendado por el Parlamento checo

El primer ministro checo, Jan Fischer. EFE/Archivotelecinco.es
El Gobierno tecnócrata de la República Checa, encabezado por Jan Fischer, superó hoy en Praga el voto de investidura del Parlamento.
Votaron a favor del nuevo Ejecutivo de independientes 156 diputados, del conservador Partido Democrático Ciudadano (ODS), Partido Socialdemócrata (CSSD), Partido Verde (SZ) y algunos disidentes de la Unión Democristiana (KDU-CSL), que anunciaron su abandono de esta formación.
Se abstuvieron 37 legisladores, procedentes del Partido Comunista (KSCM) y el resto de los democristianos, y sólo un diputado negó su confianza, el tránsfuga socialdemócrata Milos Melcak.
Para aprobar la sesión hacía falta una mayoría simple de los 194 diputados presentes, es decir, 98 escaños, que fue ampliamente superada.
El equipo de Fischer, que gobierna el país centroeuropeo desde el 8 de mayo, tenía todavía que superar el trámite de hoy, después de haber sido consensuado por los dos principales partidos de la cámara, conservadores y socialdemócratas.
La República Checa, cuyo Ejecutivo preside la Unión Europea (UE) este semestre, vuelve así a contar con un Gobierno legítimo para afrontar los últimos compases de su presidencia comunitaria, que incluye moderar la difícil cita del Consejo Europeo de verano, crucial para la ratificación del Tratado de Lisboa.
"No es un gobierno de vasallos (sometido servilmente a los partidos) ni el gobierno de un protectorado (al margen del control parlamentario)", dijo Fischer antes de la votación.
Con respecto al programa de gobierno para los próximos meses, "estoy de acuerdo que el gran ausente es la lucha contra la corrupción, pero seremos inmunes a los fenómenos de corrupción en nuestros ministerios, puedo garantizarlo", ha dicho también el ex jefe de la Oficina Estadística checa.
Este Gobierno de transición funcionará apenas cinco meses, ya que en octubre habrá comicios anticipados.
Entre las prioridades, además de finalizar la presidencia comunitaria checa de la UE y preparar los presupuestos generales de 2010, el primer ministro se refirió a las "infraestructuras, y la ciencia e investigación".
Fischer abundó en la férrea disciplina presupuestaria que se propone llevar a cabo: "No nos queda más que analizar el gasto en cada departamento".
El equipo de Fischer surgió tras la caída en moción de censura del anterior gabinete de coalición de centro derecha, liderado por el conservador Mirek Topolanek.
El actual Gobierno evitará decisiones políticas de calado, como posibles privatizaciones.