Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

González ve "mal" las nuevas Marchas de la Dignidad si lo que buscan es que no se sancione a los que delinquieron el 22M

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha afirmado este martes que le parecen "mal" las Marchas por la Dignidad previstas para este jueves por el centro de la capital si lo que buscan es que las personas que cometieron un delito el pasado 22M no sean sancionadas.
"Si el motivo de esa manifestación es tratar de que no sean sancionadas las personas que han cometido delito me parece mal y, en todo caso, si tienen el derecho a manifestarse y lo hacen, espero que esta vez respeten la convivencia pacífica y los derechos de los demás", ha afirmado el presidente autonómico.
Tras visitar la planta de Peugeot Citröen de Villaverde, González ha afirmado que el pasado 22 de marzo, cuando se celebraron las anteriores marchas, se vieron imágenes en las que se ponía de manifiesto que "ahí había un grupo de violentos antisistema que venían con el único ánimo de provocar a la policía y provocar daños en el patrimonio de todos los ciudadanos".
Por ello, ha declarado que le parece "bien que las autoridades judiciales hayan actuado con contundencia". "Y condenar a todas las personas que han cometido algún tipo de delito ", ha apostillado.
Preguntado por la posible vuelta de los escraches que ha anunciado la Plataforma Antidesahucios, el presidente ha indicado que "mientras las personas que quieran manifestarse respeten los derechos de los demás y el patrimonio común de todos", las manifestaciones le parecen "fenomenal".
No obstante, González ha criticado la fórmula del escrache y a este respecto ha apuntado que le parece "mal que alguien utilice ese eufemismo", que en realidad es "una presión, una coacción de las libertades de otras personas".
"Me parece que eso no es admisible ni razonable. Por tanto, estoy en contra de esas actuaciones. Si alguien quiere reivindicar algunas cosas tiene sus vías para hacerlo sin coaccionar los derechos de los demás", ha concluido.