Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Govern reitera que no pidió reunir a Puigdemont con Juncker pero confía en poder hacerlo

Argumenta que por "corrección institucional" solo comunicó la presencia del presidente en Bélgica
La portavoz del Govern, Neus Munté, ha insistido este martes en que la Generalitat en "ningún caso" pidió que el presidente Carles Puigdemont se reuniera con el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, aprovechando su reciente viaje a Bélgica, aunque ha confiado en celebrar esta reunión cuando la pida formalmente.
En la rueda de prensa posterior al Consell Executiu, ha argumentado que lo que hizo la Generalitat no fue solicitar este encuentro, sino "comunicar por corrección institucional" a la UE que el presidente catalán iba a estar en Bélgica en un viaje invitado por el presidente de Flandes.
Munté ha confiado en que, si algún día la Generalitat pide esta reunión con el presidente de la CE, no habrá problemas en celebrarla: "Estamos convencidos de que, en el caso que hubiera la voluntad de mantener la reunión, encontraríamos la manera de hacerla".
La versión del Govern contrasta con la de la portavoz del Ejecutivo comunitario Mina Andreeva, que este lunes afirmó que había existido esta petición y añadió: "Desafortunadamente, la agenda del presidente Juncker no permite esa reunión".
Munté ha asegurado que la CE "agradeció" el gesto del Govern de comunicar la presencia de Puigdemont y le comunicó la situación de la agenda de Juncker, pero insiste en que en ningún momento se llegó a pedir una reunión bilateral por parte de la Generalitat.
PROCESO SOBERANISTA
Munté ha explicado en que el origen del viaje responde a una "invitación formal" del presidente de Flandes a Puigdemont para conocer de cerca las instituciones flamencas y la realidad social y política del país, y no a la voluntad de la Generalitat de reunirse con cargos de la CE.
El Govern defiende que el viaje del presidente catalán, que transcurrió de sábado a lunes, se desarrolló con total normalidad, y ha asegurado que el presidente de la Generalitat pudo constatar "el interés que suscita" la situación de Catalunya, en alusión al proceso soberanista.