Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil destruye en León cerca de 1.000 armas depositadas en la Intervención de Armas y Explosivos

Se ha fundido también 25 bolsos considerados armas prohibidas por tener empuñadura tipo "puño americano"
La Guardia Civil ha destruido en León un total de 957 armas de fuego y blancas que estaban depositadas en la Intervención de Armas y Explosivos de la Comandancia por haber sido intervenidas o entregadas voluntariamente por sus propietarios para su destrucción.
Entre ellas se ha fundido 25 bolsos de señora considerados armas prohibidas por tener empuñadura tipo "puño americano", que habían sido intervenidos por la Guardia Civil.
En total y según los datos aportados por la Guardia Civil, se han fundido 282 escopetas, 40 pistolas, 15 revólveres, 7 carabinas de aire comprimido, 7 rifles, 5 revólveres, 3 carabinas, 1 armazón de pistola, 1 cargador de pistola, junto con múltiples armas blancas.
Por su parte, los bolsos destruidos habían sido intervenidos en diferentes operaciones, realizadas desde finales del año 2012, cuando se encontraban expuestos para la venta al público en diferentes establecimientos de moda y complementos de las ciudades de León y Ponferrada.
En estas operaciones se determinó que estos bolsos procedían de terceros países "donde la legislación en materia de armas y explosivos es más permisiva", han precisado las mismas fuentes. Al parecer, los titulares de los establecimientos donde estaban a la venta desconocían la catalogación de los bolsos como armas prohibidas.
La destrucción se ha realizado en una empresa de fundición de acero ubicada en el Principado de Asturias para su reducción a chatarra.