Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hacienda autoriza el presupuesto para comenzar la rehabilitación de la sede de Exteriores en el barrio de Salamanca

El edificio albergará los servicios centrales del Ministerio y la Secretaría General Iberoamericana
El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes la programación presupuestaria para que puedan iniciarse las obras de rehabilitación de la nueva sede del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, en la Plaza del Marqués de Salamanca, donde ya estuvo este departamento entre los años 2000 y 2004, cuando se descubrió que había fugas de gases tóxicos desprendidos por el deterioro de los materiales de construcción.
El acuerdo contempla la financiación para los años 2017 y 2018 y la preceptiva licencia de obra se tiene desde febrero de 2016, ha informado el Gobierno en las referencias del Consejo de Ministros. La previsión es que las obras se prolonguen 30 meses.
Lo cierto es que los trabajos de rehabilitación se iniciarán con bastante retraso pues los cálculos que en su día hacían en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación era que pudieran empezar a finales de 2014.
El edificio contará con una superficie de más de 50.000 metros cuadrados y su uso permitirá ahorrar 9,5 millones de euros anuales en arrendamientos, que es el coste actual de los alquileres de Torres Agora --donde actualmente se concentra el grueso de las oficinas de Exteriores-- y de otras oficinas en la calle Ruiz de Alarcón que albergan la Dirección General de Asuntos Consulares.
La mudanza a la Plaza de Marqués de Salamanca también permitirá liberar algunos espacios en edificios propiedad del Estado que podrán ser destinados a otros usos públicos.
El edificio, una vez rehabilitado, albergará los servicios centrales del Ministerio y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), que hoy por hoy cuenta con un edificio propio en pleno Paseo de la Castellana.
Esta operación de rehabilitación se inició como una medida contenida en el Plan de Racionalización del Patrimonio Inmobiliario Estatal, aprobado en el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas con el objetivo de optimizar la utilización de los inmuebles del Estado, reducir arrendamientos y enajenar los que se consideraban innecesarios.
CARACTERÍSTICAS
El edificio contará con una superficie construida de 50.455 metros cuadrados y las obras permitirán acondicionarlo de forma óptima, tanto desde el punto de vista de funcionalidad y flexibilidad de ocupación, como de calidad de los servicios e instalaciones, sostiene el Ejecutivo.
Albergará a 1.214 empleados públicos y dispondrá, entre otras utilidades, de salón de actos, sala de eventos, cuatro salas de reuniones, centro de proceso de datos y sala de comunicaciones o sala de crisis, con una zona de atención al público para asuntos consulares y migratorios, así como una guardería infantil con capacidad para cincuenta niños.
El regreso al edificio de Marqués de Salamanca es una vieja reivindicación del cuerpo de la Carrera Diplomática, que reprochó en su momento al ministro Miguel Angel Moratinos su obsesión por construir una nueva e inmensa sede para el Ministerio, en lugar de optar por una solución más práctica y sencilla como la rehabilitación del antiguo edificio, una vez limpio del contaminante naftaleno.