Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan en Francia un almacén de ETA con 500 kilos de sustancias explosivas

El descubrimiento del depósito se produjo en la tarde del domingo cuando el propietario del garaje entró en el mismo después de no tener noticias desde hacía dos meses de quien lo tenía alquilado. Algunos medios franceses indican que el dueño del local no cobraba el alquiler desde diciembre de 2008.
Cuando el dueño se personó en el garaje fue cuando descubrió el lugar donde la banda terrorista tenía escondido el material. Se trataría de nitrato de amonium y polvo de aluminio, componentes habitualmente usados por la organización para fabricar artefactos explosivos. Tal y como han informado fuentes judiciales francesas, la sección antiterrorista de la Fiscalía de París ya ha abierto una investigación preliminar.
El diario local 'Le Dauphiné Libéré' informaba en su edición de hoy que el propietario del garage alertó a los servicios de policía que junto a Bomberos y la célula de intervención química confirmaron la peligrosidad de los productos hallados.
Las sustancias encontradas son elementos que sirven para la fabricación de explosivos como el amonal, empleado por la organización terrorista ETA.
Los investigadores consideran además que en la zona donde se ha localizado el almacén podría haber sido alquilada una vivienda para servir de apoyo a la persona o personas que alquilaron el garaje.
El hallazgo de hoy sucede después de varios meses sin noticias sobre depósitos de explosivos en territorio galo. El último fue el pasado mes de julio cuando las autoridades reforzaron la vigilancia en torno a dos fábricas de explosivos situadas a pocos kilómetros de una casa que había sido ocupada por varios miembros de ETA en las cercanías de Dijon. EPF