Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hernando (PP) cree que Ciudadanos no pide la renuncia de Rajoy como candidato porque sabe que "no es ningún problema"

El portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, ha afirmado este viernes que Ciudadanos no pide la renuncia de Mariano Rajoy como candidato a la Presidencia del Gobierno tras los últimos escándalos de corrupción del PP porque sabe que Rajoy "no es ningún problema".
"No van a decirlo porque ellos mismos saben, los señores de Ciudadanos, que Rajoy no es ningún problema. Es una persona absolutamente honrada y honesta", ha declarado en rueda de prensa en el Congreso de los Diputados un día después de que la sede del PP de Madrid fuese registrada en el marco de la investigación judicial sobre la 'Operación Púnica'.
Poco antes, el presidente de C's, Albert Rivera, había señalado que Rajoy "no puede liderar la lucha contra la corrupción" en España si no lo ha hecho dentro de su partido. Sin embargo, ha añadido que la decisión de mantenerlo o no como candidato corresponde al PP, que debe decidir si prioriza la "agenda personal" de su líder o si se suma a "la ola de cambio y regeneración".
Hernando cree que la formación naranja "se atreve a decir lo que, evidentemente, no puede decir". "Yo ya sé que ellos no son partidarios de Rajoy, como yo no soy partidario de Rivera, pero esto es algo consustancial a nuestras formaciones políticas. Como tampoco soy partidario de Sánchez y mucho menos del señor Iglesias", ha dicho, refiriéndose también a los líderes del PSOE y de Podemos.
El portavoz parlamentario del PP ha destacado también que el actual presidente del Gobierno en funciones fue "capaz de dar la vuelta a una situación de enorme crisis" en España en una legislatura "muy compleja", en la que el Ejecutivo del PP no recibió ayuda "de nadie", sino que sufrió "zancadillas continuas por parte de otras formaciones políticas".