Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Horrach subraya que Urdangarin siguió participando "activamente" en Nóos tras su teórica desvinculación

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach, quien desde las 9.20 horas se encuentra exponiendo su informe final en el juicio del caso Nóos, ha puesto de manifiesto que Iñaki Urdangarin continuó participando "activamente" en los proyectos en curso impulsados por el Instituto Nóos y "en el diseño de nuevos eventos y servicios" tras su teórica desvinculación de estas actividades, en marzo de 2006, por orden de la Casa Real.
De hecho, ha aseverado que también intervino en la puesta en marcha de la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS) que, según Horrach, "perseguía continuar con los proyectos iniciados por el Instituto Nóos".
Tal y como puso de manifiesto recientemente una perito de la Agencia Tributaria durante su interrogatorio en la vista oral, Urdangarin y su exsocio Diego Torres continuaron repartiéndose beneficios dos años después de la aparente salida del exduque y, de hecho, entre 2006 y 2008, el marido de la Infanta Cristina se hizo con unos beneficios de 1,9 millones de euros.
La funcionaria señaló en esta línea que durante 2006, 2007 y 2008 Urdangarin se hizo con el 42 por ciento de los ingresos obtenidos por el entramado, mientras que Torres se apoderó del 58 por ciento restante.
Las pesquisas apuntan a que la separación de ambos en 2006 fue en realidad "aparente", como lo fue la escisión del negocio, ya que "se ha comprobado que ambos prosiguieron al menos dos años más con su actividad conjunta", según consta en un informe de Hacienda.
Horrach ha hecho referencia asimismo al sistema de reparto de beneficios que utilizaron tanto Urdangarin como Torres tras el supuesto alejamiento del exduque. Dado que Urdangarin debía dejar de aparecer vinculado a estos negocios, los socios resolvieron repartirse la cartera de clientes en aquel momento existente y al exduque se le asignaron en exclusiva determinados clientes privados de Nóos.
De este modo, el exduque pasó a percibir su alícuota de honorarios a través de dietas de consejos de administración o de consejos asesores de tales clientes, y también directamente como persona física (en el caso de uno de esos clientes: Telefónica).
CONCLUSIONES DE LA AEAT
Según la AEAT, los clientes en un principio asignados a Urdangarin fueron Motorpress Ibérica y Telefónica, de forma que en 2006 el exduque percibió 105.175 euros de la primera a través de Aizoon, lo que sumado a los 75.125 euros que la propia Motorpress satisfizo a Nóos Consultoría ese mismo año coincide exactamente con los 180.300 euros que esta última sociedad había percibido en 2005 de ese cliente.
De forma análoga, Hacienda resalta que en 2006 el marido de la Infanta cobró personalmente 166.666 euros de Telefónica (75.833 euros netos), que sumado a los 122.000 euros percibidos de la propia Telefónica por las entidades de Nóos ese mismo ejercicio arroja un resultado de 197.833 euros, cifra "cuasi coincidente" con los 200.000 euros que Nóos Consultoría le había facturado en 2005 al operador.
Al mismo tiempo, dejó de emitir facturas contra las entidades Nóos y, de hecho, las últimas facturas que les giró Aizoon por importes de 150.000 y 105.000 euros, datan del 5 de diciembre de 2005, y su destinatario fue en ambos casos el Instituto Nóos. Con el tiempo, subrayan los inspectores, Urdangarin fue obteniendo nuevos clientes, siempre empresas privadas, como Mixta África, Seeliger & Conde, Havas Sport o Altadis.
El fisco es tajante al afirmar que "es un hecho sobradamente acreditado que hasta 2008 el señor Urdangarin prosiguió interviniendo activamente en favor de los proyectos en curso de Nóos". "Sin ir más lejos, está probada su asistencia al Valencia Summit y al Illes Balears Forum que se celebraron en otoño de 2006, que se le mantuvo la firma en las cuentas bancarias", apostilla Hacienda, que alude asimismo a la FDCIS, una entidad "de nuevo cuño a través de la cual ambos socios pretendieron vehicular sus nuevos proyectos".