Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ICV, sindicatos, ANC, Òmnium y entidades sociales defienden que es "irrenunciable"

Reivindican acompañar el 'derecho a decidir' de un cambio en políticas sociales
La fundación Nous Horitzons --vinculada a ICV-- ha reunido este jueves a la formación ecosocialista, sindicatos, ANC, Òmnium y entidades sociales bajo el lema 'derecho a decidir, consulta sí o sí' para defender que la consulta de autodeterminación es "irrenunciable" pese a la negativa del Congreso el pasado 8 de abril.
En un acto en el aula magna del edificio histórico de la Universitat de Barcelona (UB), representantes de todos los colectivos convocados se han pronunciado en ese sentido, y han reclamado además que el 'derecho a decidir' vaya acompañado de un cambio en las políticas sociales en Cataluña.
El coordinador nacional de ICV, Joan Herrera, ha sostenido que el acto desmiente a los que defendían que tras el 'no' del Congreso se enterraba el proceso soberanista, y ha añadido que la consulta es necesaria para dar salida a la situación y que "no valen sustitutivos" como unas elecciones plebiscitarias.
Por ello, ha llamado a los presentes a trabajar con firmeza, resistencia y unidad para conseguir votar en una consulta de autodeterminación, ya que una mayoría del 80% de los catalanes movilizada en favor de poder votar "es una mayoría imbatible".
También el secretario general de UGT en Catalunya, Josep María Álvarez, ha reivindicado que el 'derecho a decidir' es "necesario para romper con la situación vivida en los últimos 30 años", pero ha advertido de que se equivocará quien piense que el 'derecho a decidir' servirá solo a unos intereses particulares.
La presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell, ha destacado que la independencia de Cataluña no es un fin en sí mismo sino un medio para construir un nuevo país, por lo que debe ir acompañada de una regeneración democrática y de la edificación de un país mejor, más transparente y con una mayor separación de poderes.
DEFINIR EL MODELO SOCIAL
La presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals, ha pedido no asociar directamente consulta con independencia, y ha defendido que la reivindicación de una consulta responde también a la voluntad de los catalanes de decidir cómo es su educación, como sé hace la inversión en infraestructuras y cómo se organiza el gasto social.
El secretario general de CC.OO. en Cataluña, Joan Carles Gallego, ha pedido tener ya el debate sobre qué tipo de país se quiere más allá de la forma que tenga, una tesis compartida por el alcalde de El Prat, Lluís Tejedor (ICV), que ha lamentado que el debate soberanista esté escondiendo el debate sobre izquierda y derecha.
También la presidenta de la Taula de Entitats del Tercer Sector Social de Cataluña, Àngels Guiteras, ha advertido de que no se puede dejar "vacío de contenidos sociales el 'derecho a decidir", y ha mostrado su temor a que el debate quede reducido al eje nacional y no a qué políticas se quieren para Cataluña para preservar los derechos sociales.
Más vehemente, el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), Lluís Rabell, ha llamado a no dar tregua al Govern que impulsa la consulta --aunque se ha comprometido a luchar por su celebración-- mientras ésta no se celebra porque "hay batallas inaplazables que no pueden esperar a un hipotético horizonte".