Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Incidentes tras la muerte de un concejal de ANV en Villabona

Varios encapuchados quemaron anoche, en Villabona (Guipúzcoa), contenedores de basura e incendiaron una barricada, colocada a la entrada del pueblo. Además, provocaron daños en los cajeros automáticos de dos entidades bancarias.
Los incidentes que terminaron sin que se produjeran detenidos, se registraron una hora después de que finalizara una manifestación que recorrió la localidad guipuzcoana en protesta por el fallecimiento, el pasado viernes por la noche, del teniente de alcalde de Villabona, Remigio Ayestaran, de ANV. Una muerte sobre la que hay versiones diferentes. El departamento de Interior del Gobierno Vasco asegura que un ertziana atendió a Ayestaran y le realizó maniobras de reanimación, tras sufrir éste un fallo cardiaco. Sin embargo, miembros de la izquierda abertzale afirman que el fallecimiento del teniente de alcalde de Villabona se produjo tras una discusión con un agente de la policía autonómica vasca. "Un acoso policial" que, entienden, "causó su muerte".
En la manifestación que ayer por la tarde recorrió las calles de Villabona participaron en torno a un millar y medio de personas. La marcha iba encabezada por fotografías de Remigio Ayestaran y por una ikurriña con crespón negro. En la pancarta de la manifestación, portada por familiares y compañeros de partido del teniente de alcalde fallecido, se podía leer "Remi gogoan zaitugu. Herriak ez du barkatuko" ("Remi, te recordamos. El pueblo no perdona").
Durante la marcha se escucharon gritos contra el lehendakari, Patxi López, el consejero de interior, Rodolfo Ares, el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, a los que responsabilizaron de la muerte de Remigio Ayestaran. También se profirieron gritos contra el PSOE y el PNV a los que tildaron, respectivamente, de "terroristas" y "colaboradores". La ertzaintza fue también objeto de insultos y se corearon gritos como "Policía, al paredón".
Este jueves se ha convocado una jornada de huelga general en Villabona y un paro de una hora en Tolosa para denunciar la muerte de Ayestaran.