Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Si la Casa Real pidió a Urdangarin que se apartara no fue por nada irregular"

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin llegan a la audiencia en la reanudación del juicio del caso Nóostelecinco.es
Uno de los abogados de la Infanta Cristina que este martes ha estado presente en el juicio del caso Nóos, Pablo Molins, ha manifestado, en declaraciones a los medios al término de la sesión de este viernes, que si la Casa Real instó a Iñaki Urdangarin a apartarse del Instituto Noos fue por una cuestión "simplemente estética y no porque hubiera ninguna actividad irregular ni nada por el estilo".
"Ya lo manifestó en su día doña Cristina", ha subrayado el letrado cuando, a su salida del edificio donde se celebra la vista oral, en el Polígono Son Rossinyol de Palma, ha sido preguntado acerca de si esta instrucción fue extensiva a la Infanta.
El abogado se ha expresado en estos términos después de que el excontable del Instituto Nóos Marco Antonio Tejeiro, en su declaración como acusado -que se reanudará el próximo martes-, haya ratificado que la Casa Real le dijo a Urdangarin que debía abandonar sus negocios "con todo el lío que había habido con Nóos", en relación a las actividades presuntamente irregulares que estaba desplegando el Instituto con las Administraciones públicas y que "habían ido saliendo en prensa".
Tal y como ha puesto de manifiesto a preguntas del fiscal anticorrupción Pedro Horrach, el exsocio de Urdangarin, Diego Torres, fue quien le dijo que "un abogado de la Casa del Rey le comunicó [al exduque] que no podía ser". "¿Qué no podía ser?", le ha inquirido Horrach, a lo que el acusado ha respondido: "no quería que estuviera vinculado a ello con todo el lío que había habido".
En concreto, Tejeiro ha hecho alusión al exasesor de la Casa Real José Manuel Romero, quien en junio de 2005 tuvo conocimiento de la existencia del Instituto Nóos y, "alertado por los rumores del desarrollo de actividades inconvenientes por parte de dicha entidad y de sus miembros", según expone Horrach en su escrito de acusación, solicitó autorización del Rey Juan Carlos para entrevistarse con Urdangarin e instarle a que abandonara estos negocios.