Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ingresa en prisión el joven condenado por agredir a un árbitro a una pena de un año y nueve meses de cárcel

Adrián M.S., condenado a un año y nueve meses de prisión por agredir a un árbitro durante un partido de fútbol 7 celebrado el 14 de diciembre de 2007 en la localidad valenciana de Sagunto (Valencia), ha ingresado esta misma semana en prisión, según han confirmado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.
El condenado se había mostrado dispuesto a abonar las responsabilidades pecuniarias a las que debía hacer frente aunque solicitaba hacerlo "en el plazo máximo posible", dada su "delicada situación económica". Sin embargo, la sección quinta de la Audiencia de Valencia, en un auto del pasado 25 de julio, notificado tres días después, denegó la suspensión de la ejecución de la pena de prisión impuesta y concedió al acusado un plazo de 15 días para ingresar de forma voluntaria en la cárcel de Picassent, aunque no se ha concretado en qué establecimiento penitenciario ha ingresado finalmente.
En su resolución, la sala dejaba constancia que esta persona no es un delincuente "primario" sino que, además de la condena por la agresión, le constan otras dos por delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas de 2010 y de 2011. Asimismo, el tribunal destacaba que pese al requerimiento que habían realizado los jueces, el condenado no había efectuado ingresos o consignaciones significativas a cuenta de la responsabilidad civil ni había propuesto un plan "serio y relevante" de pagos mensuales.
Los hechos se remontan a las 20.00 horas del 14 de diciembre de 2007 en el polideportivo municipal de Sagunto durante la celebración de un partido de fútbol no federado de Campeonato Municipal Senior de Fútbol 7, organizado por el Ayuntamiento, cuando el acusado, jugador de uno de los equipos, agredió con una patada y un puñetazo al árbitro que lo había expulsado.
LESIONES Y SECUELAS
El árbitro sufrió lesiones consistentes en una contusión bucal con rotura de prótesis dental superior y una fractura de la inferior. Como consecuencia sufrió trastorno psicopatológico reactivo, con tratamiento con ansiolíticos, antidepresivos y psicológico. La Audiencia condenó al jugador en junio de 2013 a un año y nueve meses de cárcel y a indemnizar al afectado con 12.240 euros por las lesiones, 3.833 por las secuelas más las facturas odontológicas y gastos farmacéuticos, una decisión que en abril de este año ha confirmado el Tribunal Supremo.
Ahora, cerca de siete años después de los hechos, el jugador ha ingresado en la cárcel. El árbitro, Manuel Castellar, ha expresado su satisfacción a Europa Press por este hecho, ya que considera que "por fin" se ha hecho justicia pasado todo este tiempo, en el que cree que el acusado ha estado "orillando constantemente" la acción de los tribunales. Asimismo, ha apuntado que ésta es la primera vez que un hecho de este tipo termina en una condena a prisión.
"De lo que más me alegro es que se erradique a los deportes del deporte", ha expresado, y ha tenido palabras de agradecimiento para el portero del mismo equipo en el que jugaba el acusado, porque le socorrió y se ofreció como testigo. De hecho, el Ayuntamiento de Sagunto llegó a condecorarle por su actitud cívica.