Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interior denuncia que el secuestrador de Ortega Lara "no colabora" en sus pruebas médicas y culpa al entorno radical

Prisiones señala que el preso ha cambiado de actitud tras su traslado a Euskadi, donde ha tomado contacto con la izquierda abertzale
El Ministerio del Interior ha denunciado que el preso Josu Uribetxeberria Bolinaga, uno de los secuestradores de Ortega Lara, "ha dejado de colaborar" después de que fuera trasladado a San Sebastián para ser tratado de un cáncer con metástasis. Este Departamento ha culpado al "entorno más radical que controla a los presos" de haber "provocado" el cambio de actitud del interno.
En un comunicado, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha señalado a "presiones del entorno radical" dirigidas contra Uribetxeberria y su familia para "seguir utilizando este tema" en beneficio de la estrategia del colectivo de presos que apoya a ETA.
Interior ha precisado que Uribetxeberria fue operado de un tumor cancerígeno en un riñón en junio de 2005 y trasladado al centro penitenciario de Nanclares de Oca para que, según este Ministerio, "tras el tratamiento adecuado y habiendo superado la enfermedad, según informes clínicos, fuera trasladado en noviembre de 2009 al centro penitenciario de León".
El pasado mes de julio, en el hospital de referencia del centro penitenciario de León le fue detectado otro tumor, con derivaciones metastásicas en el cerebro. Durante este tiempo, relata Interior, "el interno ha colaborado tanto con las autoridades penitenciarias como con las médicas para su seguimiento y tratamiento".
Interior ha señalado que, como consecuencia de este diagnóstico, fue trasladado a un hospital de San Sebastián, de referencia del centro penitenciario de Zaballa en Álava, a fin de que, por el equipo médico que le intervino del anterior tumor, le fueran practicadas las pruebas médicas necesarias para determinar el alcance de la enfermedad y diseñar el tratamiento adecuado, conforme a lo que marca la legislación penitenciaria.
"Sin embargo", denuncia Interior, "tras su traslado a San Sebastián la actitud del interno ha cambiado y ha dejado de colaborar, negándose a que se le practiquen prueba alguna y ha comenzando a rechazar la comida del hospital como protesta para exigir su excarcelación". "Llama la atención que ha sido precisamente el acercamiento a San Sebastián, donde es más fácil el contacto con el entorno más radical que controla a los presos, lo que ha provocado el cambio de actitud del interno", ha subrayado el Departamento de Jorge Fernández Díaz.
NINGÚN PRESO EN HUELGA DE HAMBRE
Este mismo jueves Instituciones Penitenciarias precisado que no ha recibido hasta ahora ninguna comunicación por parte de presos de ETA anunciando el inicio de una huelga de hambre, según han informado a Europa Press fuentes de este Departamento, que indican que todos los internos de la banda en cárceles españolas han ingerido alimentos con normalidad durante toda la jornada.
Esta precisión se ha producido después de que 28 presos de ETA anunciasen esta mañana que se sumaban a la huelga de hambre iniciada por el secuestrador de Ortega Lara, quien pide así su excarcelación.