Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán niega que hubiera un contacto privado con EEUU durante la cumbre sobre Afganistán

El representante especial de Estados Unidos para Pakistán y Afganistán, Richard Holbrooke. EFE/Archivotelecinco.es
El portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Hasan Qashqavi, negó hoy que un representante de su país se reuniera con un alto cargo norteamericano durante la cumbre internacional sobre el futuro de Afganistán celebrada el martes en La Haya.
En declaraciones divulgadas hoy por la agencia semi-oficial de noticias Mehr, el funcionario iraní desmintió "categóricamente" la información proporcionada por la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton.
"No ha habido ningún contacto oficial ni extraoficial, ni conversación alguna entre representantes de la República Islámica y de Estados Unidos, al margen de la cumbre internacional", explicó el portavoz.
"Al no haber habido tal encuentro tampoco se ha recibido carta alguna", señaló Qashqavi.
Al término de la cumbre, Hillary Clinton anunció que el representante especial de Estados Unidos para Pakistán y Afganistán, Richard Holbrooke, mantuvo un encuentro "breve pero cordial" con el viceministro de Asuntos Exteriores y jefe de la delegación iraní, Mehdi Ajondzadeh.
La jefa de la diplomacia estadounidense añadió que ambos se comprometieron a "continuar en contacto".
El propio Ajondzadeh negó la supuesta reunión en declaraciones a la agencia oficial de noticias iraní IRNA.
Estados Unidos e Irán rompieron los lazos diplomáticos en abril de 1980, una vez consumado el triunfo de la revolución islámica que derrocó la autocracia del último Sha de Persia, Mohamad Reza Pahleví.
Nada más llegar a la Casa Blanca, el presidente estadounidense, Barack Obama, se comprometió a emprender un nuevo camino en las relaciones con Irán si el régimen de los ayatolá abría el puño.
Su primer gesto fue invitar a Irán a la cumbre internacional sobre Afganistán.