Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jáuregui cree que el PP será "irrelevante" a la hora de formar coaliciones en Euskadi por el "castigo" que sufrirá

Asegura que Bildu no tendrá el resultado que esperan, porque ahora viven "un suflé" pero son un "fracaso sonoro" en gestión económica Afirma que las amenazas del PP sobre ilegalizar Bildu son "para consumo interno" pero no cree que el Gobierno cometa esa "torpeza" Considera que las víctimas "no pueden ser las gestoras políticas del proceso" pero "tienen todo el derecho a decir lo que quieran"
Asegura que Bildu no tendrá el resultado que esperan, porque ahora viven "un suflé" pero son un "fracaso sonoro" en gestión económica
Afirma que las amenazas del PP sobre ilegalizar Bildu son "para consumo interno" pero no cree que el Gobierno cometa esa "torpeza"
Considera que las víctimas "no pueden ser las gestoras políticas del proceso" pero "tienen todo el derecho a decir lo que quieran"
MADRID, 30 (EUROPA PRESS)
El diputado del PSOE y portavoz de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados, Ramón Jáuregui, cree que el Partido Popular será "irrelevante" a la hora de formar coaliciones de gobierno en Euskadi, porque aventura que sufrirán un gran "castigo" en estos comicios. En cuanto a Bildu, afirma que no tendrán el buen resultado que esperan, porque ahora viven "un suflé", pero son un "fracaso sonoro" en gestión económica y política.
En una entrevista concedida a Europa Press, el dirigente socialista también se ha referido a las constantes amenazas que lanzan los dirigentes populares en el sentido de que Bildu podría ser ilegalizada porque está incurriendo en los supuestos fijados por el Tribunal Constitucional para ello. En su opinión, se trata de declaraciones "de consumo interno" y no cree que el Gobierno "cometa esa torpeza".
Ramón Jáuregui considera que Euskadi está "necesitada" de "grandes acuerdos" para "consolidar la paz, superar la crisis económica y para reformular su entramado institucional interno".
En su opinión, para llegar a estos "grandes acuerdos" será necesario "una coalición muy mayoritaria y muy estable" y la búsqueda de la misma corresponderá, señaló, al partido ganador. "Cuál sea esta, no lo sé. Sólo el partido ganador, dirá cómo y con quién", apostilló al tiempo que rechazaba aventurar qué puede ocurrir con el futuro de Patxi López si quien gana, como vaticinan las encuestas, es el PNV.
No obstante, Ramón Jáuregui considera que hay coaliciones "muy poco posibles" y pone como ejemplo que una entre "nacionalistas" sería "muy desestabilizadora", por lo que la ve "altamente improbable". "Eliminando esa --precisa-- tampoco veo factible un entendimiento entre la izquierda y el PSE y Bildu, porque nos separa el infinito, no tenemos nada que ver". "Eso es imposible", apostilló.
EL GRAN DESGASTE DEL PP
En cuanto al Partido Popular, calcula que "va a estar suficientemente castigado" por el electorado como para "no resultar relevante en las coaliciones". En este sentido, precisó que su representación en el Parlamento vasco "va a ser muy minoritaria" porque "va a sufrir un gran desgaste político".
Al ser preguntado si una de las condiciones que pondrá el PSE para pactar con el PNV será que no se repita otra vez el "plan Ibarretxe", el dirigente socialista vasco aseguró que "una de las condiciones de la política vasca futura es la estabilidad institucional".
EL PSE, PIEZA CLAVE PARA CONSOLIDAR LA SERENIDAD
"Lo último en lo que deberíamos meternos los vascos después de este proceso electoral es en nuevo periodo de tensionamiento a las estructuras políticas que tenemos", exclamó y defendió la labor del Gobierno de Patxi López al asegurar que "ha serenado mucho el debate identitario, el autogobierno, el Concierto Económico y ha puesto fin a siete u ocho años de una política divisionista y extremista que protagonizaron los gobiernos de Ibarretxe". Ese, en su opinión, es "uno de los grandes pilares del futuro: no alterar ese status quo".
Por ello, considera que, tras esta experiencia, el PSE tiene que convertirse en "la pieza que asegure que este serenamiento de la política identitaria vasca se consolide".
En cuanto a los resultados que pueda obtener la coalición EH Bildu en los comicios autonómicos, el dirigente socialista considera que van a tener unos resultados peores de lo que esperan. En su opinión, ahora hay un "suflé" con la izquierda abertzale, pero es "transitorio" porque son un "fracaso sonoro" en materia de gestión política y económica.
Ramón Jáuregui admite que no le gusta que la izquierda abertzale "mantenga el apoyo electoral que tienen" pero sostiene que hay que ser "respetuosos con la democracia". En ese sentido, considera que se está viviendo un "periodo transitorio" en el que hay "un poco de suflé" de ese mundo.
PREMIO ELECTORAL POR DEJAR DE MATAR QUE SERA TRANSITORIO
Según el dirigente socialista, se ha generado una "imagen gestual triunfalista" por parte de la izquierda abertzale, que a él le "molesta", debido a que "injustamente" han recibido un "cierto premio" por dejar de matar. Pero considera que ésto no puede perturbar la "esencia" de la "estrategia" de los demócratas.
Jáuregui considera que "hay que ser muy inteligentes para saber que eso tiene que ser así" y se mostró "bastante optimista" respecto al "periodo transitorio", en el sentido de que durará poco debido al "fracaso sonoro" en la "gestión política y económica", al haber incurrido en "contradicciones de la responsabilidad y el poder". Por ello, considera que la "llamada IA acabará en un espacio político radical mucho más reducido".
Además, está convencido de que esto último empezará a verse "en estas elecciones". "No van a tener el resultado que esperan", aventuró.
Ramón Jáuregui se pregunta "cuál es la política progresista" de Bildu. "Qué han hecho con la fiscalidad, cómo va el turismo en Guipúzcoa", cuestiona para concluir que la gente se hace "mil preguntas de esta naturaleza".
Argumenta que en este momento se vive "un suflé" que a él no le gusta que sea así, pero admite que es "probablemente un cierto precio" que se está pagando por "lo que ha sido el fin de la violencia o convertido en el premio por el abandono de la violencia".
Es algo, dijo, que "nunca se lo hubieran merecido". "Pero ha sido así", admitió y recordó que esto ya ocurrió en 1998, cuando el pacto de Estella y al anuncio de aquella tregua. "También recibieron un premio transitorio", expuso y añadió: "Espero que aquí también lo sea".
DECLARACIONES DE CONSUMO INTERNO
El dirigente socialista también comentó las declaraciones que realizan algunos miembros del PP, en el sentido de que Bildu podría ser ilegalizada por incurrir en los supuestos que prevé el TC. En su opinión, se trata de afirmaciones de "consumo interno" y no cree que haya "ninguna intencionalidad seria" al respecto.
"No hay ninguna base jurídica para poderlo hacer y quiero creer que el Gobierno no cometería esa torpeza", afirmó y recordó que durante muchos años, "la superioridad moral de los demócratas se ha construido sobre un argumento esencial: hagan política y dejen de matar".
Ahora, constata, "han dejado de matar, hacen su política" aunque, dice, "no nos guste". Pero aclara que, si aceptan y juegan en las reglas de las democracia no se puede "incurrir en la incoherencia y contradicción de no dejarles".
En su opinión, la opinión publicada en España "ha perdido sensibilidad sobre lo que ha representado el fin de la violencia" y ahora "es como si hubiera llegado solo" y no se valora "lo que ha costado y lo que representa y lo importante que es que eso se consolide para siempre".
FALTA DE PEDAGOGIA DEL GOBIERNO
En este contexto, Jáuregui considera que el Gobierno "incurre en falta de pedagogía y de dirección política para dirigir los acontecimientos relacionados con este hecho en esa dirección". Cree que el Ejecutivo de Rajoy sigue siendo "desgraciadamente demasiado prisionero" de los acontecimientos del pasado y "de los grupos ultras que en su momento animó y estimuló".
En este grupo no incluye a las víctimas, de las que asegura que "tienen todo el derecho del mundo para decir lo que quieran". No obstante, precisa que " no pueden ser las gestoras políticas del proceso.