Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Julián Muñoz, condenado a un año de cárcel

El Juzgado de lo Penal número 6 de Málaga ha condenado a un año de prisión al ex alcalde de Marbella (Málaga) Julián Muñoz y a otros tres ex ediles, y a nueve meses de cárcel a otros cinco ex concejales del GIL por un delito contra la ordenación del territorio. El caso se refiere a la concesión en 1999 y 2000 de licencias para la construcción de un conjunto de viviendas en un terreno destinado a zona deportiva.
Las penas de prisión se podrán sustituir por multa en el trámite de ejecución de sentencia, en la que se impone para todos ocho años de inhabilitación para cargo público.
Además de Muñoz, los entonces concejales Manuel Calle, Marisa Alcalá y Dolores Zurdo han aceptado la pena de un año de prisión, sustituible por 24 meses de multa a 10 euros diarios, lo que supone el pago de 7.200 euros; Rafael González, José Luis Troyano, Tomás Reñones, José Luis Fernández Garrosa y Javier Lendínez han sido condenados a nueve meses de cárcel, sustituible por 18 meses de multa, lo que supone 5.400 euros.
Esta resolución es firme, una vez que todos los acusados mostraron en su conformidad.
Viviendas en zona verde
Los hechos enjuiciados se refieren a la aprobación en la comisión de gobierno de 28 de mayo de 1999 de la licencia al proyecto básico de edificación presentado por la empresa Proinsa para construir la promoción conocida como Residencial Las Cañas sobre suelo clasificado en parte como zona verde deportiva.
El 18 de febrero de 2000, los miembros de la comisión de gobierno concedieron licencia de obras al proyecto de dicha promoción. El abogado precisó que "a la propia justicia, al Estado, a toda la sociedad en general, y no sólo a los acusados, les interesa alcanzar un acuerdo razonable dentro de los estrictos términos de legalidad que garantice no sólo los derechos de resarcirse de la posible comisión de delitos, sino también una celeridad de la justicia y un ahorro de costes", al haber unos 100 procedimientos pendientes.