Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Junqueras (JxSí) cree que la promesa del cargo de Puigdemont "no es ilegal" aunque no mencionara la Constitución

Dice que no le gustó que se silbara al ministro de Interior
El presidente de ERC y diputado de JxSí, Oriol Junqueras, ha considerado que la fórmula para prometer el cargo del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, "no es ilegal", después de que no mencionara a la Constitución ni al Rey y la Abogacía del Estado estudie si se puede impugnar.
En una entrevista este miércoles en Rac1 recogida por Europa Press, Junqueras ha explicado que conversó con el ministro de Interior, Jorge Fernández, "en tono cordial y amable" sobre la actualidad política española y catalana, y ha sostenido que nunca se deben perder las formas al tratar con quien no piensa igual.
Sobre los silbidos que algunos ciudadanos hicieron contra políticos como Fernández, ha señalado que no le gustan: "De la misma manera que a nadie le gusta que se silben sus símbolos".
NEGOCIACIONES
Preguntado por las negociaciones entre JxSí y la CUP, ha dicho que en los tres meses que duraron hubo "formas y actitudes que no eran las más adecuadas", pero no ha precisado por parte de quien.
Ha asegurado que ni él ni ningún dirigente de ERC escuchó a representantes de CDC decir que la cabeza de un israelí vale lo mismo que diez palestinos --como la diputada de la CUP Anna Gabriel aseguró haber escuchado--, pero ha dicho que si pasó, "es lamentable y horroroso".
Ha detallado que el expresidente catalán Artur Mas le llamó en varias ocasiones durante las horas previas a cerrarse el acuerdo, y que el nuevo candidato se fue fraguando poco a poco: "Lo que en principio no era una opción, luego lo podía ser" y finalmente se materializó, ha apuntado.
Ha argumentado que la independencia de Cataluña no será una decisión unilateral ni un acuerdo bilateral con España, sino un proceso multilateral con "el papel de instituciones internacionales, mercados financieros, y tenedores de la deuda de España", entre otros.