Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Junta de Andalucía y el sector agroalimentario piden ampliar las medidas y los cultivos afectados por el veto ruso

La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Elena Víboras, junto a representantes de las organizaciones agrarias Asaja-A, COAG-A, UPA-A y las Cooperativas Agroalimentarias (antigua Faeca) han pedido una ampliación de las medidas de compensación ante el veto ruso y que se contemple una ampliación de los cultivos afectados, tras lo que las organizaciones agrarias han demandado que se establezcan medidas para que la distribución no aproveche la situación para hacer bajar los precios en origen de los productos.
Víboras, que se ha reunido de manera "extraordinaria" con las organizaciones agrarias y cooperativas agroalimentarias para informar y analizar la situación actual, ha afirmado que las medidas aprobadas hasta la fecha para compensar el veto ruso a las importaciones de productos de la Unión Europea, deben completarse para no excluir a ningún productor andaluz.
La consejera ha reiterado que "Andalucía no va a permitir que ningún sector y ni un solo productor afectado, directa o indirectamente, queden al margen de las medidas compensatorias adoptadas". Del mismo modo, ha recordado que España "es el segundo país de la UE en producción de frutas y hortalizas y el primero en producción de cítricos" y ha subrayado que en la lista de productos con derecho a compensaciones tienen que incluirse todos aquellos que tengan incidencia en Andalucía, como es el caso de los cítricos, las berenjenas, los calabacines, las judías verdes, los frutos subtropicales y las ciruelas.
Víboras ha asegurado que hasta ahora la respuesta de la UE a la crisis por el veto ruso "es corta". Así, se ha referido a "lo llamativo" de la disparidad de cifras entre el cálculo que ha hecho la Unión Europea sobre la pérdida de las exportaciones a Rusia de los productos vetados, 5.252 millones, y las compensaciones planteadas hasta el momento por valor de 157 millones. Víboras ha insistido en que esta cifra "resulta del todo insuficiente".
La representante del Gobierno andaluz ha aludido también a la desigualdad en el reparto de estas ayudas, pues de los 125 millones pendientes (32 han sido para melocotones y nectarinas), en torno a 80, es decir, casi las dos terceras, sean para la manzana y la pera, frutas en la que España solo es la quinta productora, por detrás de Francia, Alemania, Polonia e Italia, y sólo la tercera parte para el resto de productos.
Ante esto, la consejera espera que, como ha anunciado la CE, se ponga encima de la mesa más cuantía y se amplíe el número y los sectores que van a ser susceptibles de recibir medidas y ayudas.
Ha recordado que, junto con Aragón, "hemos sido la primera comunidad autónoma en publicar una instrucción para que los productores de melocotones y nectarinas afectados puedan retirar sus productos del mercado y acogerse a las medidas compensatorias del primer reglamento aprobado por la CE".
Víboras, que considera que estamos ante un problema "serio", ha anunciado que la Consejería pondrá en marcha nuevas medidas de apoyo a los productores afectados una vez que la UE apruebe el reglamento sobre el resto de productos implicados.
Asimismo, en materia de precios, considera que el Gobierno y la CE, los dos competentes, "deben vigilar de forma exigente para que no haya especulación de precios, así se lo trasladaremos al Ministerio; espero que haya bastante vigilancia".
REACCIÓN DE LAS ORGANIZACIONES AGRARIAS
El secretario general de COAG-A, Miguel López, quien asegura que el sector está "muy preocupado" ha recordado el veto a Polonia que afectó a patata y zanahoria, que no se pudieron recolectar, y ha explicado que "el mercado europeo no funciona por sí solo sino con acuerdos preferenciales con países terceros".
Considera que con este veto "se ha roto el principio de preferencia comunitaria" y demanda que se apliquen los instrumentos de regulación de mercado. A su juicio, "las medidas que hasta ahora hay sobre la mesa no han solucionado los problemas ni va solventar los problemas cuando lleguen las producciones hortícolas en noviembre o diciembre".
Para COAG-A el presupuesto establecido ante el veto ruso "pretende salvar las producciones del centro de Europa, como la manzana, por lo que estamos a la expectativa de lo que va a ocurrir, si la UE va a frenar importaciones de terceros países para evitar colapsos o si va a poner dinero para corregir desequilibrios".
López deja claro que el sector primario "no se puede permitir esos vaivenes ante un problema geopolítico y que lo pague el sector agrario". "Europa ha pretendido dar un golpe y lo mismo se lo ha pegado solo", ha añadido.
Por su parte, el secretario general de Asaja-A, Vicente Pérez, que espera tener datos nuevos sobre las distintas campañas, cree que hay que incluir algunos frutos que no se han incluido en la normativa que ya ha visto la luz.
Pérez ha solicitado a la consejera una reunión con Competencia para que "vigile que la distribución no abuse de la situación y no la pretenda utilizar para bajar los precios".
A su juicio, "hay que estudiar bien la repercusión de nuestras exportaciones a Rusia, que suponen entre dos y cuatro por ciento del volumen de frutas y hortalizas que exportamos".
Asimismo, pide que se tomen todas las medidas "con rapidez y urgencia" y demanda que se establezca un estudio "muy bien cuantificado".
El secretario general de UPA-A, Agustín Rodríguez, quien califica de "insuficientes" las ayudas, ha recordado que el valor total de las exportaciones europeas a Rusia superan los 5.000 millones, por lo que "apenas 30 millones para España no cubre ni los daño y pérdidas producidas en melocotón y nectarina".
Considera que además de insuficientes presupuestariamente, la crisis "no es solo del melocotón y nectarina, sino que hay una crisis general de precios en frutas y hortalizas y carne de vacuno y leche, es una crisis aprovechada por la distribución, donde los precios que no se han bajado en origen se están revisando a la baja".
Por ello, pide que "se evite que la distribución aproveche la situación para bajar los precios en origen" y lamenta que no hay ninguna medida puesta en marcha para paliar la situación, a pesar de que existen mecanismos como la Ley de Funcionamiento de la Cadena Alimentaria, aprobada hace un año, que buscaba el reequilibrio de precios en la cadena alimentaria, algo que "no se ha producido, y los precios siguen en caída libre".
"No vale más demora, hay que poner en marcha los instrumentos para frenar los abusos de la distribución, que está sacando tajada de la situación, lo demás es calderilla insuficiente", ha aseverado el líder de UPA-A, quien considera que las ayudas europeas "han parecido más una campaña de propaganda, con 125 millones para toda la UE, cuando las pérdidas en España superan los 150-175 millones. Considera que la CE "está respondiendo con instrumentos ordinarios a una situación extraordinaria, cuando hay que anticipar mecanismos, hay que pasar a la acción".
Por su parte, el consejero delegado Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía, Agustín González, quien ratificó las palabras del resto de organizaciones, considera que "decisiones geopolíticas no deben dar en la cara a los agricultores europeos y andaluces".
Ha indicado que los productos "están afectados por la situación actual y el mercado potencial de futuro" y ha precisado que junto a frutas y hortalizas también el cárnico o el lácteo también está afectado.
González cree que "un país como Rusia, dentro de la OMC, debe ser mas respetuoso con las leyes internacionales" y aboga por "afrontar la crisis con mecanismos suficientes, que se cuantifiquen las repercusiones económicas que tienen en los productores europeos".
Asimismo, aboga por pedir a la gran distribución que "no aproveche coyunturas que no son para nada favorables para obtener beneficios ni para distorsionar el mercado".