Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Junta de Gobierno de San Sebastián decreta estado de emergencia para acometer reparaciones inmediatas

Goia dice que se han registrado daños materiales "de cierta consideración, sobre todo en bienes públicos"
El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha indicado que la Junta de Gobierno local ha aprobado este martes el estado de emergencia para poder acometer "de forma inmediata" la reparación de los daños ocasionados por el temporal de oleaje que ha azotado la costa vasca esta pasada madrugada.
En declaraciones a los medios junto a la discoteca La Rotonda en la playa donostiarra de La Concha, Goia ha explicado que de este modo se podrá actuar "de emergencia" para reparar los daños "inmediatamente" sin esperar a convocar concurso, que se presenten ofertas y pagarlas, "con la cuantía que sea necesaria".
El alcalde donostiarra ha indicado que la previsión realizada, con alerta roja por fuerte oleaje entre las 03.00 y las 07.00 horas de la madrugada de este martes, "ha sido desgraciadamente acertada". No obstante, se ha felicitado de que los servicios municipales han funcionado "estupendamente bien" para hacer frente a la situación y no hay que lamentar daños personales.
DAÑOS
En cuanto a los daños materiales, ha indicado que se encuentran valorándolos, aunque en todo caso son "de cierta consideración sobre todo en bienes públicos".
En este sentido, ha indicado que en el Paseo Nuevo hay desperfectos en barandillas, pretil y mobiliario urbano, y farolas y bancos están desparramados por el paseo.
El edificio de la Sociedad Fotográfica también se ha visto afectado y "lateralmente, no mucho", el museo San Telmo. En la playa de La Concha el Club deportivo Atlético San Sebastián ha sido de las instalaciones más afectadas, junto a La Rotonda, y la Perla "algo menos".
En la playa de Ondarreta, hay daños en el Tenis, sobre todo en la pista cubierta, mientras que los puentes sobre el Urumea han aguantado "bastante bien", con un tramo de pretil dañado en el de María Cristina y el tablero levantado en el puente Lehendakari Agirre, que se repondrá "lo mas pronto posible".
PRECAUCIÓN
El alcalde donostiarra ha recordado que sigue decretada la alerta Naranja por oleaje, "una situación que requiere tener especial cuidado", sobre todo con la pleamar de esta tarde.
Según ha indicado, "todos los dispositivos estarán en marcha" y se contemplan cortes de tráfico, fundamentalmente en el puente del Kursaal. Goia ha instado a la ciudadanía a que "guarde precaución, porque el espectáculo de las olas es vistoso pero peligroso y hay que actuar con responsabilidad".
Además, ha apuntado que el Paseo Nuevo permanecerá cerrado hasta que pase la alerta Naranja y hasta acometer algunas actuaciones para asegurar el pretil y la barandilla que falta, aunque sea provisionalmente.
Preguntado sobre si la nueva escollera ejecutada en el Paseo Nuevo ha aminorado los efectos de este temporal con respecto al de hace dos años, cuando se registraron importantes destrozos en la ciudad, ha indicado que "es muy difícil discutir si funciona o no".
"Costas supongo que tendrá valoraciones más acertadas porque es quien analiza ese tipo de comportamientos", ha añadido. En todo caso, ha explicado que "nunca puedes comparar fenómenos de estas características porque no son iguales".
ATLÉTICO SAN SEBASTIÁN
Por su parte desde el Club deportivo Atlético de San Sebastián han lamentado, en declaraciones a los medios, que hacia las 05.00 horas una ola ha entrado "como un misil" y ha "destrozado toda la maquinaria del club, todo". "Lo que no está destruido se va a tener que tirar", ha destacado, para añadir que "no había manera de pararlo hubiera lo que hubiera" y eso que los elementos colocados para impedir la entrada del agua "estaban reforzados".
Además, han recordado que tras los daños ocasionados hace dos años por las olas el Club, que ha contabilizado en unos 700.000 euros, estuvo "mucho tiempo cerrado" hasta colocar un nuevo cierre de la instalación y espera que ahora todo vaya más rápido porque no se puede soportar "otro cierre de seis meses en el que perdimos 300 socios".
En cuanto a la cuantía de los desperfectos ocasionados en esta ocasión ha indicado que "prácticamente será la misma porque se había puesto maquinaria nueva".