Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mariano Rajoy: "España está en disposición de hacer guerra sin cuartel contra el paro"

En la apertura del curso político en Sotomayor, Pontevedra, Mariano Rajoy ha insistido en que 2014 es "el año de la recuperación". A su vez ha lamentado que "está de moda hablar de las desgracias" y ha pedido "dejar de lado a aquellos que no tienen más objetivo que decir lo mal que van las cosas".  Al final de su intervención, referencias al proceso catalán: "No puede consentir que nadie viole la ley. No lo voy a hacer y espero que todo el mundo actúe con responsabilidad".

2014 "va a ser el año de la recuperación", así lo ha defendido Mariano Rajoy en Sotomayor, mientras que el 2015 será "el de la bajada de impuestos, del afianzamiento del crecimiento y del empleo, y de perseverar en esfuerzos reformistas".
De todos modos, ha remarcado que, "a pesar de las buenas cifras", el Gobierno "no va a bajar la guardia". "No va a poner el piloto automático", ha asegurado el titular del Ejecutivo.
"Las reformas piden otras reformas igual de audaces y comprometidas", ha destacado Rajoy, justo antes de incidir en que "España está en disposición de plantar una guerra sin cuartel contra el paro".
Sobre el referendo soberanista catalán
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido --en referencia a Cataluña, aunque no la ha nombrado-- "la ley por encima de todo" y haadvertido de que "lo que es España se decide entre todos".
"Los españoles queremos opinar sobre lo que es nuestro país", ha subrayado Rajoy, justo antes de remarcar que "no hay democracia sin ley" y que "la ley está por encima de todo", por lo que "todos" están "obligados a cumplirla": "Lo que es de todos, y España es de todos, se decide entre todos", ha zanjado.
Asimismo, Rajoy ha confesado que es "partidario de hablar", pero ha asegurado que "el presidente no puede consentir que nadie viole la ley". "Y yo no lo voy a consentir", ha sentenciado.
Aforamientos y ley de elección de alcaldes

Rajoy ha insistido en que el Gobierno quiere "tomar decisiones". Así, el presidente se ha mostrado "dispuesto a hablar" de cuestiones como el aforamiento de cargos públicos, los "procesos penales y responsabilidades públicas", la regulación de los indultos, o el "fortalecimiento" de las iniciativas legislativas populares.
Asimismo, Rajoy ha planteado dialogar con las fuerzas políticas para hablar sobre "un gran acuerdo para limitar los gastos derivados de las campañas electorales". En referencia a la polémica reforma electoral, el presidente ha ofrecido debatir sobre "la posibilidad de fortalecer el vínculo democrático a nivel local con la elección directa de alcaldes".
"Claro que hay que hablar de eso", ha señalado, y ha pedido a los grupos que, si no aceptan esa oferta de acuerdo y diálogo, "dejen de criticar, que es lo más fácil".
Mejora de las instituciones
El presidente ha recordado el "gran esfuerzo" hecho en la Transición para que hoy España tenga una "democracia consolidada", y ha reiterado que, pese a los avances, los españoles tienen la "responsabilidad de mejorar las instituciones y fortalecer esa democracia".
"Queremos instituciones cada vez más transparentes, un país donde quien la hace la paga, donde la justicia premie a los buenos y se castigue a los que no lo son", ha proclamado.