Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgan a un profesor de Taekwondo acusado de abusar de una alumna a la que entrenó desde que tenía 5 años

La sección tercera de la Audiencia Provincial de Valencia juzga a un hombre, profesor de Taekwondo, acusado de abusar sexualmente durante dos años de una alumna a la que entrenó desde que tenía 4 ó 5 años.
El hombre, sin antecedentes penales, se enfrenta a una pena de nueve años de prisión por un delito continuado de abuso sexual, tal y como solicita el ministerio fiscal en su escrito de calificación provisional. Así mismo, se le requiere la prohibición de acercarse a la menor a menos de 500 metros durante el plazo de 10 años.
El acusado fue profesor de Taekwondo en un gimnasio de la localidad valenciana de Tavernes de la Valldigna hasta septiembre de 2009. Entre los años 2007 y hasta septiembre de 2009, el procesado, "aprovechándose de la confianza que la menor tenía depositada en él", ya que se conocían desde la infancia, abusó de ella, tal y como describe el fiscal.
En concreto, cuando la niña cumplió los 13 años, consiguió manipularla y someter su voluntad con la finalidad de mantener relaciones sexuales. Estas relaciones se produjeron --según el mismo relato-- "de manera continuada" durante aproximadamente dos años, sin poder precisarse el número exacto de veces.
Las presuntas agresiones se producían en el propio lugar de entrenamiento, en la localidad de Tavernes, así como en diversos lugares donde supuestamente se iban a realizar competiciones deportivas y a las que el procesado acudía a pasar la noche con la menor. También se registraron en su vehículo, cuando llevaba a la niña a su casa después de los entrenamientos.
Como consecuencia de estos hechos, la menor presenta sintomatología ansiosa, así como estrés postraumático. Por todo, el fiscal pide para el acusado una pena de nueve años de prisión por un delito continuado de abuso sexual.