Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgan el próximo martes a un policía por abatir a tiros a un mendigo en Barajas

El vagabundo le amenazó con un pistola simulada
La Audiencia Provincial de Madrid juzgará el próximo martes a un agente de la Policía Nacional por abatir el 19 de julio de 2007 a un mendigo tras un enfrentamiento debido a una maleta sospechosa de ser un artefacto explosivo.
En el escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, el fiscal entiende que concurre un delito de tentativa de homicidio, si bien no reclama pena al estimar que los disparos se produjeron en el ámbito penal de la legítima defensa. Esta circunstancia le eximiría de responsabilidad penal.
Los hechos se produjeron sobre las 19.30 horas cuando dos agentes de la comisaría de Hortaleza fueron comisionados para acudir a la Terminal 1 de Barajas tras detectarse una maleta sospechosa. Los agentes no sabían entonces que ese bulto pertenecía a un mendigo habitual de Barajas.
Tras una inspección, los agentes hallaron un carro con maletas. De este modo, se acercaron a la víctima para preguntarle sobre esos bultos, identificándose como policías.
Al pedirle la identificación, sacó un cuchillo e intentó cortar a uno de los agentes. Ante esta situación, éstos sacaron su arma y le apuntaron. Tras observar que cada vez se iba poniendo mas agresivo, uno de los agentes efectuó un disparo en el suelo.
Tras ello, la víctima sacó de un bolsillo una pistola negra y encañonó al agente y a varias personas que en ese momento se encontraban en el aeropuerto. Ante el riesgo inminente, el acusado efectuó cuatro disparos.
El fiscal detalla que la pistola negra era un arma simulada, apta para el lanzamiento de pequeñas bolas de plástico. Y que por su apariencia podría ser confundida con un arma real.