Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgan desde este jueves por supuestos abusos al exdirector del colegio Salesianos de Cádiz, para el que piden 38 años

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cádiz juzga desde este jueves al exdirector del colegio Salesianos en Cádiz F.J.L.L. por 12 presuntos delitos "contra la moral y abusos sexuales", supuestamente cometidos en los cursos de 2011 a 2013 y por los que la Fiscalía solicita penas que suman los 38 años de cárcel.
Según han confirmado fuentes judiciales, el juicio se va a desarrollar en nueve sesiones y están citados a declarar como testigos 73 personas, de las cuales 27 son menores. Un total de 14 de estas declaraciones serán escuchadas de las grabadas en su día en fase de instrucción.
En la sesión de este jueves, cuyo comienzo está fijado a las 10,00 horas, está previsto que declare únicamente el acusado. Se prevé que el juicio quede visto para sentencia el próximo día 19.
La Fiscalía ejerce la acusación popular. Como acusación particular se ha personado únicamente la Junta de Andalucía en defensa de un menor que presuntamente ha sufrido un delito de abuso sexual continuado, solicitando por ello dos años de cárcel.
Los hechos se remontan a julio de 2013, cuando el imputado y entonces director del citado colegio fue detenido por la Policía Nacional a raíz de las denuncias presentadas por varios alumnos de entre 12 y 14 años por supuestos delitos contra la integridad moral e indemnidad sexual. Esta persona permaneció en situación de prisión preventiva hasta el 14 de agosto de ese año.
A finales de 2014 el Juzgado de Instrucción número 2 de Cádiz daba por concluida la instrucción del caso. Según el auto de dicho juzgado, al que tuvo acceso Europa Press, se declaraban prescritas y acordaba el sobreseimiento libre de las faltas de lesiones de las que inicialmente se acusaba al procesado.